Los rusos ricos pagan con unidad condicional

La moneda oficial en Rusia – y la única de circulación autorizada -- es el rublo. Pero concesionarias, restaurantes y joyerías aceptan “unidad condicional”, una creación para evitar los cambios de cotización del dólar y ahora también del euro.

24 febrero, 2003

“Unidad condicional” es un eufemismo que sirve para no decir “dinero”.
¿Su valor? Por pura casualidad coincide siempre con la cotización
exacta del dólar de Estados Unidos. Ocurre que desde hace muchos años
el dólar es la moneda más preciada de toda Rusia, la vara con que
se mide todo tipo de lucro.

Se cree que el pueblo ruso tiene guardados no menos de US$ 50.000 millones de
dólares estadounidenses en latas de café o debajo del colchón.
Tras años de inestabilidad económica, desconfían del rublo
y consideran que el dólar es garantía de estabilidad y el mejor
instrumento para guardar los ahorros de toda una vida. Si bien es legal tenerlos
– o para el caso cualquier otra moneda extranjera – no es legal usarlos.

Por eso apareció la “unidad condicional” (UC) en los negocios
y restaurantes de lujo, para atar los precios al dólar y asegurarse de
que lo que hoy cuesta 200 rublos u 8 dólares no cueste mañana
300 rublos o 3 dólares. El precio del UC se mantiene constante, pero
el valor diario de la unidad en rublos (la única moneda con circulación
autorizada), flota al ritmo del verde.

La novedad la trajo el euro. Cada vez más, los precios se están
denominando en euros, porque son los fabricantes y proveedores europeos los
que les venden cosas. Por eso ahora uno de cada cuatro comerciantes que fijan
los precios de su mercadería en unidades condicionales se han pasado
al euro, especialmente desde que éste superó al dólar en
los mercados mundiales.

“Unidad condicional” es un eufemismo que sirve para no decir “dinero”.
¿Su valor? Por pura casualidad coincide siempre con la cotización
exacta del dólar de Estados Unidos. Ocurre que desde hace muchos años
el dólar es la moneda más preciada de toda Rusia, la vara con que
se mide todo tipo de lucro.

Se cree que el pueblo ruso tiene guardados no menos de US$ 50.000 millones de
dólares estadounidenses en latas de café o debajo del colchón.
Tras años de inestabilidad económica, desconfían del rublo
y consideran que el dólar es garantía de estabilidad y el mejor
instrumento para guardar los ahorros de toda una vida. Si bien es legal tenerlos
– o para el caso cualquier otra moneda extranjera – no es legal usarlos.

Por eso apareció la “unidad condicional” (UC) en los negocios
y restaurantes de lujo, para atar los precios al dólar y asegurarse de
que lo que hoy cuesta 200 rublos u 8 dólares no cueste mañana
300 rublos o 3 dólares. El precio del UC se mantiene constante, pero
el valor diario de la unidad en rublos (la única moneda con circulación
autorizada), flota al ritmo del verde.

La novedad la trajo el euro. Cada vez más, los precios se están
denominando en euros, porque son los fabricantes y proveedores europeos los
que les venden cosas. Por eso ahora uno de cada cuatro comerciantes que fijan
los precios de su mercadería en unidades condicionales se han pasado
al euro, especialmente desde que éste superó al dólar en
los mercados mundiales.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades