Los bancos se vuelven creativos

Para recuperar la confianza perdida, usan la sucursal para brindar otros servicios.

El Lloyds ha decidido invertir millones para instalar una sucursal de su marca Halifax en una tradicional esquina de la ciudad de Londres, la misma donde antes estaba la tienda Dorothy Perkins & Burton. En un momento en que lo más normal es escuchar de bancos que cierran sucursales acosados por sus competidores online, ese hecho constituye una verdadera novedad. Pone de manifiesto quelas entidades bancarias están tratando de reformular la manera en que usan el espacio físico para interactuar con sus clientes.

 

El del espacio físico y cómo usarlo es un problema para los bancos. Otros ya han tratado de hacer algo parecido con poco éxito. Abbey National, antes una sociedad de crédito hipotecario y ahora parte del Banco Santander, atravesó una fase creativa a principios de los años 2000. Firmó con Costa Coffees, una cadena de cafeterías muy popular en Gran Bretaña un acuerdo mediante el cual instalaba en sus locales un mostrador donde se podían tramitar préstamos. En uno de esos locales instaló también un área de juegos para niños.

 

El Bank of Scotland, ahora parte del Lloyds, incursionó en un servicio bancario sólo para mujeres, que llamó Female2female, que se brindaba en Edimburgo en sucursales exclusivas para ellas.

 

En otras partes del mundo hay bancos que firmaron con McDonald’s para ofrecer préstamos en las hamburgueserías. Todas esas ideas fracasaron o se fueron extinguiendo y, sin embargo, parece que ahora están de vuelta. La filial femenina del Royal Bank of Scotland funcionó durante más de 30 años y sólo en los últimos prohibió el ingreso a los hombres.

 

Ahora hay bancos que ofrecen instrucción en tecnología o áreas de entretenimiento para niños. Comienzan a verse una serie de cambios que indican que la idea de experimentar cosas nuevas se ha instalado en ese sector antes conservador. La necesidad que sienten de recuperar la confianza del público hace que comiencen a pensar de qué manera el espacio que ocupan puede brindar algún servicio a la comunidad. Perciben, acertadamente, que la gente quiere más cosas de su banco. Estas sucursales con nuevo “look” son parte de la solución a los cierres, pero igualmente van a tener que pensar en grande.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades