Las grandes víctimas del distanciamiento social

Restaurantes, hoteles y gimnasios se encuentran ante un futuro peligroso.

Muchos negocios en el rubro de la hospitalidad y el entretenimiento comienzan a prepararse para una nueva normalidad. Son los dos rubros que más golpeados quedarán y que más tardarán en recuperarse. Restaurantes y bares, por ejemplo, no pueden imponer el distanciamiento social porque su razón de ser es la interacción social.

Aun en lugares donde las restricciones se están aflojando, como en Dinamarca, que ya abrió escuelas, guarderías, peluquerías y salones de belleza, el negocio del esparcimiento está muy abajo en la lista.

En Suiza, el gobierno anunció que espera sugerencias creativas que pudieran permitir que la industria de la hospitalidad reabra sus puertas a los clientes pronto, aunque restaurantes y bares no figuran en el calendario oficial para reabrir paulatinamente la economía en tres etapas.

GastoSuisse, el influyente cuerpo de lobby para los restaurantes y bares del país, ya presentó al gobierno una propuesta detallada para reanudar la actividad. La propuesta incluye el uso de mesas laterales para servir. Allí los camareros dejarían los platos servidos y la bebida para evitar la necesidad de ir hasta la mesa y acercarse a los clientes.

Otro recurso es mejorar la tecnología. El grupo Assurri, que tiene restaurantes en Gran Bretaña, dice que se encuentra trabajando para que los clientes hagan sus reservas y paguen sin contacto con los camareros.

En cuanto a las cadenas internacionales de hoteles, la salida de la cuarentena va a ser más lenta.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades