La UE acuerda con China sobre denominación de origen

Los productos europeos y chinos tendrán la misma protección que el champán francés.

15 septiembre, 2020

Los franceses cuidan tanto su champán que no toleran que se le aplique ese nombre a cualquier otros espumante. El único champán verdadero es el que proviene de la región Champagne de Francia, donde los productores fueron los creadores de una única técnica a finales de los años 1.600

Todo esto quiere decir que los nombres y las geografías tienen importancia. Cuando los productos de una parte determinada del mundo adquieren prominencia global, pueden significar miles de millones de dólares en ganancias para los productores locales, lo que significa empleos, inversiones en la región y ingresos impositivos para los gobiernos.

En esencia, esos productos representan propiedad intelectual: décadas de conocimiento agrícola, clima único, o enormes inversiones los ha diferenciado de cualquier otro producto como ellos alrededor del mundo. Los gobiernos buscan proteger esos productos mediante indicaciones geográficas(Gl, según siglas inglesas), que son etiquetas que identifican los productos que provienen de un lugar específico y que poseen “cualidades o reputación” que surgen de ese lugar.

Por eso es de suma importancia un acuerdo firmado la semana pasada entre la Unión europea y China para reconocer mutuamente 200 Gl europeas y chinas. Las autoridades chinas reconocieron el champán como un Gl en 2013 y otras 10 Gl europeas antes que eso, pero esto marca el primer acuerdo en gran escala entre ambas partes y es el primer acuerdo comercial significativo entre la UE y China.

En la lista figuran

Del lado chino:

27 tipos de té

Ocho tipos de hongos

Cuatro tipos de arroz y

dos tipos de licores basados en arroz

Del lado europeo:

  • Cuatro tipos de vodka—lituano, sueco, finlandés y polaco
  • chicle griego
  • Un licor que proviene de cuatro países diferentes de la UE.

Y las mitad de los productos en la lista de la UE proviene de solo dos estados miembro: Francia e Italia.

Europa es un exportador importante de productos agrícolas famosos, por eso tiene muchas cosas en juego en este acuerdo, si es respetado. Según el Observatorio europeo de violaciones a la propiedad intelectual solamente en licores y vinos europeos el sector pierde 6.049 empleos y € 2.4oo millones en ventas directas al año debido a las falsificaciones. Por su parte, China es el tercer mercado para la UE de alimentos de origen agrícola.

Ahora bien. Solamente con acordar que un producto determinado tiene indicación geográfica no significa que las falsificaciones se van a detener. Y el acuerdo entre China y la UE tampoco es definitivo. Todavía debe ser aprobado por el Parlamento Europeo, una institución que últimamente no ha mostrado muchas simpatías hacia China. Con todo, muchos funcionarios creen que el acuerdo entrará en vigencia en 2021 con un agregado de otros 175 GL para 2025.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades