¿La movilidad futura se despegará del suelo?

Morgan Stanley estima que el mercado global para los autos voladores llegará a US$1.500 millones para 2040.

Las inversiones de Toyota Motor en startups de taxis aéreos indican que la movilidad futura se despega del suelo. La automotriz más grande de Japón anunció esta semana que invirtió US$ 394 millones en la startup norteamericana Joby Aviation, que está desarrollando un taxi eléctrico y volador. Toyota aportará tecnología de producción masiva y experiencia en electrificación para intentar comercializar el vehículo lo antes posible.

La compañía japonesa trabaja para crear los vehículos llamados CASE (letras que en inglés corresponden a conectados, automatizados, compartidos y eléctricos) que – se espera – van a dominar el transporte del futuro. En 2018 Akio Toyoda, presidente de la compañía, anunció que su propósito es convertir a Toyota en una compañía de movilidad. El anuncio de esta semana suma el transporte aéreo a ese mix.

 

El desarrollo de los autos voladores avanzó en los últimos años en la esperanza de que esos vehículos resuelvan el problema de la congestión urbana y otros problemas de transporte. Se calcula que va a crecer la demanda de taxis aéreos.

 

Pero para que los autos aéreos surjan como una opción de movilidad conveniente deberán incorporar los últimos avances en autos convencionales, como autonomía de manejo y electrificación.

 

Joby, fundada en 2009, está desarrollando una nave aérea con despegue y aterrizaje vertical totalmente eléctrico (o VTOL, según siglas inglesas).

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades