La crisis hizo estragos en el mercado discográfico

La recesión y la "piratería" hicieron que las ventas cayeran 70% en julio, y llegaran a apenas $ 5,2 millones. La baja fue acompañada por una fuerte retracción en los precios de los productos.

30 agosto, 2001

(NA). – El mercado discográfico argentino tampoco pudo escapar a la crisis que agobia los bolsillos de los consumidores, ya que en julio las ventas de casetes y CD cayeron 70% respecto del mismo mes de 2000.

La caída en la comercialización de unidades fue acompañada por una fuerte baja en los precios de los productos, lo cual complica aún más el panorama de las compañías discográficas, y especialmente en la distribución, como lo refleja la crisis que sufre la principal cadena comercial del rubro.

Según los datos oficiales de Capif, la cámara que nuclea a las empresas del sector discográfico, en julio último la facturación ascendió a apenas $ 5,2 millones, cuando en el mismo mes de 2000 se habían alcanzado los 17 millones.

La caída de ventas comenzó en 1999, cuando apenas se alcanzaron las 21,3 millones de unidades vendidas, dos millones menos que en 1998.

El año pasado, la venta se desbarrancó a apenas 15 millones, y para este año, si bien no se pueden realizar proyecciones muy precisas, el sector espera comercializar menos de 12 millones de unidades.

Para colmo, este fenómeno fue acompañado por una notable caída en el precio promedio de los productos comercializados: en 1994 era de $ 15,9 por cada CD, mientras que este año ronda los 10.

Según Roberto Piay, director ejecutivo de Capif, la principal razón de esta caída es la fuerte crisis económica que atraviesa la Argentina desde hace más de tres años. Pero, además, Piay responsabiliza a la “piratería” como un agravante de la crisis.

“La piratería de CDs es una industria masiva, ilegal y global con una ganancia estimada de US$ 4,5 billones anuales”, señala un informe elaborado por Capif.

En el primer semestre de este año se eliminaron del mercado pirata 120 equipos de copia de CD y casetes cuyo potencial de producción anual es superior a las 5,9 millones de unidades.

Los CD son la clave de este mercado, ya que 84% de los productos discográficos que se comercializan corresponde a este soporte.

Por otra parte, durante el 2000, la demanda mundial de discos compactos de todo tipo superó los 16 billones de unidades, cuando la capacidad de producción era de 28 billones.

El número de plantas en operación mundial ascendió el año pasado a casi 750, de 600 en 1998.

El mercado argentino está controlado por seis compañías discográficas, cinco de las cuales son internacionales: BMG, Warner, EMI, Sony y Universal, mientras que la única nacional que pisa fuerte es Leader, especializada en música tropical y bailantera.

(NA). – El mercado discográfico argentino tampoco pudo escapar a la crisis que agobia los bolsillos de los consumidores, ya que en julio las ventas de casetes y CD cayeron 70% respecto del mismo mes de 2000.

La caída en la comercialización de unidades fue acompañada por una fuerte baja en los precios de los productos, lo cual complica aún más el panorama de las compañías discográficas, y especialmente en la distribución, como lo refleja la crisis que sufre la principal cadena comercial del rubro.

Según los datos oficiales de Capif, la cámara que nuclea a las empresas del sector discográfico, en julio último la facturación ascendió a apenas $ 5,2 millones, cuando en el mismo mes de 2000 se habían alcanzado los 17 millones.

La caída de ventas comenzó en 1999, cuando apenas se alcanzaron las 21,3 millones de unidades vendidas, dos millones menos que en 1998.

El año pasado, la venta se desbarrancó a apenas 15 millones, y para este año, si bien no se pueden realizar proyecciones muy precisas, el sector espera comercializar menos de 12 millones de unidades.

Para colmo, este fenómeno fue acompañado por una notable caída en el precio promedio de los productos comercializados: en 1994 era de $ 15,9 por cada CD, mientras que este año ronda los 10.

Según Roberto Piay, director ejecutivo de Capif, la principal razón de esta caída es la fuerte crisis económica que atraviesa la Argentina desde hace más de tres años. Pero, además, Piay responsabiliza a la “piratería” como un agravante de la crisis.

“La piratería de CDs es una industria masiva, ilegal y global con una ganancia estimada de US$ 4,5 billones anuales”, señala un informe elaborado por Capif.

En el primer semestre de este año se eliminaron del mercado pirata 120 equipos de copia de CD y casetes cuyo potencial de producción anual es superior a las 5,9 millones de unidades.

Los CD son la clave de este mercado, ya que 84% de los productos discográficos que se comercializan corresponde a este soporte.

Por otra parte, durante el 2000, la demanda mundial de discos compactos de todo tipo superó los 16 billones de unidades, cuando la capacidad de producción era de 28 billones.

El número de plantas en operación mundial ascendió el año pasado a casi 750, de 600 en 1998.

El mercado argentino está controlado por seis compañías discográficas, cinco de las cuales son internacionales: BMG, Warner, EMI, Sony y Universal, mientras que la única nacional que pisa fuerte es Leader, especializada en música tropical y bailantera.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades