Italia: los artesanos del lujo temen desaparecer

Luego del coronavirus, ¿qué futuro tendrá la ropa de negocios, la ropa informal, y todo lo que se usa en el vestir?

La pandemia le ha dado una paliza a la industria de la moda. Al principio, las fábricas ken toda Asia dejaron de funcionar y las marcas occidentales cancelaron pedidos   para no tener un inventario acumulado e imposible de vender. Eso asestó un golpe enorme a los países exportadores de ropa y a sus obreros.

A medida que se multiplicaban las cuarentenas, cerraron las tiendas y desapareció el turismo. Así se secó la más grande fuente de ventas, especialmente para las marcas de lujo Solo los vendedores online permanecieron inmunes. Las marcas de alta modo finalmente tuvieron que aceptar las ventas digitales y hasta podrían estar considerando vender a través de Amazon. Las semanas de la moda también se realizaron en Internet aunque los desfiles de moda comienzan a reaparecer.En general los grandes jugadores van a superar el momento, pero muchos diseñadores independientes tal vez no lo logren.

¿Qué está usando la gente? Las zapatillas y las carteras mantienen su popularidad. La ropa de oficina, los zapatos de vestir y los trajes de hombre no. Las únicas áreas de crecimiento que vale la pena mencionar es la ropa cómoda para estar en casa y la ropa deportiva. Y los tapabocas lujosos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades