Impsa sigue firme en Filipinas

La empresa del grupo Pescarmona consiguió los fondos para terminar la última etapa de las obras. La sociedad que Impsa formó con Edisson Mission Energy, pretende operar también la represa cuando los trabajos concluyan.

En pocos días más los organismos filipinos que supervisan la evolución de los trabajos en la central hidroeléctrica de Caliraya-Botocan-Kalayaan (CBK) podrían aprobar la financiación de la última etapa de las obras, que consiste en un crédito de US$ 340 millones otorgados por cuatro entidades financieras internacionales a CBK Power, la joint venture formada por Impsa, del grupo Pescarmona, y por la estadounidense Edison Mission Energy.

CBK Power firmó un convenio en agosto del año pasado con Societé Generalé, Banque Nationale de París, Dai-Ichi Kangiobank e Industrial Bank of Japan, para financiar la rehabilitación y expansión del complejo hidroeléctrico.

La inversión total del proyecto asciende a US$ 460 millones. CBK Power comprometería US$ 120 millones de ese total, mientras que los US$ 340 millones restantes los pondrían estas cuatro entidades financieras.

Se sabe que la primer cuota de ese dinero debió haber llegado en noviembre del año pasado, pero las autoridades filipinas se tomaron un poco más del tiempo estimado para aprobar el préstamo, que finalmente podría llegar en los proximos días.

Impsa y Edison Mission Energy tienen cada una 50% de las acciones en CBK Power. La empresa se formó en 1997 cuando Napocor, la agencia nacional de energía filipina, abrió la licitación para realizar los trabajos y operar durante los próximos 25 años la represa.
La primera parte del las obras ya está terminada, se trata de la Unidad 2 de la planta de energía que produce 25% de la capacidad total de la central una vez que su rehabilitación se termine.

en marzo, estaría lista la segunda etapa, y entre julio y octubre, la última.

En pocos días más los organismos filipinos que supervisan la evolución de los trabajos en la central hidroeléctrica de Caliraya-Botocan-Kalayaan (CBK) podrían aprobar la financiación de la última etapa de las obras, que consiste en un crédito de US$ 340 millones otorgados por cuatro entidades financieras internacionales a CBK Power, la joint venture formada por Impsa, del grupo Pescarmona, y por la estadounidense Edison Mission Energy.

CBK Power firmó un convenio en agosto del año pasado con Societé Generalé, Banque Nationale de París, Dai-Ichi Kangiobank e Industrial Bank of Japan, para financiar la rehabilitación y expansión del complejo hidroeléctrico.

La inversión total del proyecto asciende a US$ 460 millones. CBK Power comprometería US$ 120 millones de ese total, mientras que los US$ 340 millones restantes los pondrían estas cuatro entidades financieras.

Se sabe que la primer cuota de ese dinero debió haber llegado en noviembre del año pasado, pero las autoridades filipinas se tomaron un poco más del tiempo estimado para aprobar el préstamo, que finalmente podría llegar en los proximos días.

Impsa y Edison Mission Energy tienen cada una 50% de las acciones en CBK Power. La empresa se formó en 1997 cuando Napocor, la agencia nacional de energía filipina, abrió la licitación para realizar los trabajos y operar durante los próximos 25 años la represa.
La primera parte del las obras ya está terminada, se trata de la Unidad 2 de la planta de energía que produce 25% de la capacidad total de la central una vez que su rehabilitación se termine.

en marzo, estaría lista la segunda etapa, y entre julio y octubre, la última.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades