Impacto de COVID-19 en el sector automotor

80 % de las compañías informan que tendrá un efecto directo en sus ingresos de 2020. La recuperación recién comenzará en el tercer trimestre del año.

La crisis mundial generada a partir del COVID-19 ha expuesto varios desafíos para el sector automotriz. Los gobiernos a nivel mundial se están preparando para una propagación más amplia del virus. Corea del Sur, Italia y Japón son los más afectados entre las principales economías industrializadas.

En consecuencia, el 80 % de las compañías automotrices y relacionadas informan que Coronavirus tendrá un impacto directo en sus ingresos de 2020. Además, el 78 % de las empresas no tienen suficiente personal para operar una línea de producción completa.

Según Dieter Becker, socio de la práctica Automotriz de KPMG Internacional, “más de 80 % de la cadena de suministro de automóviles del mundo está conectada a China. En enero de 2020, las ventas de automóviles de China se desplomaron en 18 %. La Asociación China de Automóviles de Pasajeros (CPCA) considera que las primeras ventas de dos meses podrían disminuir en 40 % o más en comparación con el mismo período en 2019. Los déficits de producción resultantes de las interrupciones de la cadena de suministro en China afectarán a los fabricantes de automóviles mundiales.”

Hubei es una de las cuatro principales bases de producción de automóviles en China y cuenta con más de 100 proveedores. Sus plantas automotrices permanecieron cerradas hasta el 11 de marzo y ahora han comenzado lentamente a reabrir. China lleva más de dos meses en el brote de COVID-19 y las ventas de vehículos han caído a casi cero. Sin embargo, febrero, debido al Año Nuevo chino, nunca ha sido un mes fuerte. Los números de marzo resultarán mucho más representativos del impacto real del Coronavirus.

“La situación en China está mejorando lentamente. Según la Asociación China de Fabricantes Automotrices (CAAM), en la última semana de febrero más del 90 por ciento de más de 300 proveedores de piezas automotrices fuera de Hubei habían reanudado la producción. Si bien todas las plantas están abiertas nuevamente las tasas de producción aún eran bajas debido a la escasez de pedidos de los fabricantes y a los problemas de logística. Moody’s Investor Service ajustó su pronóstico global de ventas de vehículos para que cayera un 2.5 por ciento en 2020 en lugar de una caída anterior del 0.9 por ciento debido al brote de Covid-19, pero ahora ese cálculo se parece más a un 6 u 8 por ciento para este año, con un golpe sobre los efectos en 2021. Sin embargo, las personas no están muy contentas de usar el transporte público, lo que hace que el interés por comprar autos parezca enorme. Esto depende en gran medida del período de restricción requerido para contener la propagación global de la pandemia de COVID-19 y supone que no habrá una segunda ola global posterior”, agregó Becker.

 

Vulnerabilidades

 

KPMG Automotive Institute considera que un reinicio global del sector automotriz se podrá dar en el tercer trimestre del año. La propagación en curso y la reacción diferente al coronavirus en Europa retrasará el reinicio económico, a pesar de la lenta y continua recuperación de China. Es probable que las vulnerabilidades existentes en el mercado (por ejemplo, tensiones comerciales, disminución de las ventas) persistan en el tercer trimestre debido a inventarios ajustados (menos de 6 semanas) y cadenas de suministro complejas.

“Desde la perspectiva de KPMG es muy importante ver a COVID-19 como una ola mundial que debe evaluarse simultáneamente a partir del impacto global de producción y ventas. Las empresas, cuya presencia en China es fuerte, ya experimentan el efecto directo y ahora empezará una fase de recuperación, mientras la de Asia madura, Europa occidental y América del Norte se verán afectadas ahora que llegó la ola a estas regiones”, agregó Becker.

Ninguna empresa del Top 10 OEM (Original Equipment Manufacturer) tiene el mismo impacto en el proceso de producción o en las ventas alrededor del mundo. A medida que el virus evoluciona a nivel global las que tienen mayor presencia en China, que se vieron muy afectados en febrero y marzo, se beneficiarán de la lenta recuperación económica de China a partir de abril e incluso experimentarán una pequeña situación de auge, ya que el mercado local será apoyado por subsidios del gobierno local.

La estimación de KPMG es que las empresas, ya sea con presencia global equilibrada o con fuerte presencia en China, experimentarán un menor impacto que las otras dado que China ya está lentamente comenzando a recuperarse. Así, los efectos negativos de COVID-19 en el sector automotriz pueden tomar un tiempo prolongado para corregirlos. No obstante ello, se recomienda a los fabricantes de automóviles considerar las siguientes acciones:

 

  • Proteger y cuidar a los empleados: seguir las pautas más conservadoras disponibles entre las principales autoridades sanitarias mundiales y locales (por ejemplo, CDC, OMS). Apoyar a los empleados afectados según la orientación de salud.

 

  • Tener un plan de contingencia: modelar los flujos de efectivo y los niveles de deuda, identificar las operaciones críticas y a los empleados. Los planes deben ser pragmáticos basados ​​en disparadores.

 

  • Asegurar una disciplina operativa simple pero bien administrada, y que el trabajo remoto sea posible.

 

  • Establecer un equipo para centrarse en la evaluación de la cadena de suministro y la gestión de riesgos. Realizar una evaluación de la cadena de valor de otros factores de riesgo que pueden aumentar los costos e impactar las capacidades del servicio, tomar medidas proactivas para abordar la escasez anticipada. Desarrollar programas de apoyo a la cadena de suministro.

 

  • Pronosticar los efectos de la ola global en la producción y las ventas, y realizar una planificación de escenarios sobre cómo redirigir porciones de suministro a otros sitios en función de las estrategias de abastecimiento, potencialmente incluso repensar los modelos JIT.

 

  • Reconsiderar la definición de seguridad y tener en cuenta que el cliente protegido no solo solicita seguridad virtual (ciberseguridad), sino que también da por sentado los requisitos de higiene (especialmente en las ofertas de uso compartido de automóviles).

 

  • Dado que los viajes personales se han reducido drásticamente, pensar en cambiar los modos de transporte, por ejemplo, pre-reserva de carga aérea o capacidad ferroviaria (cambio potencial de aviones de carga de pasajeros a carga).

 

  • Crear un equipo de respuesta a crisis para facilitar el flujo abierto y consistente de información precisa entre las partes interesadas clave, manteniendo la confianza de los interesados e informando a los clientes que se verán afectados.

 

  • Trabajar con los gobiernos para explorar posibles beneficios fiscales o suspender los pagos de impuestos.

 

  • Digitalizar aún más los procesos de ventas para mejorar las ventas en línea (estrategia en línea frente a sucursal) y al mismo tiempo concentrarse en aumentar el atractivo de los programas de fidelización de clientes para estabilizar la demanda (por ejemplo, segmentos prioritarios).

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades