Hewlett-Packard genera preocupaciones en Wall Street

Cerca de cumplir Hard Hurd un año como sucesor de Carleton Fiorina, algunos analistas creen que el brillo bursátil de H-P irá disminuyendo. En realidad, ese auge se originó justamente en el cambio de guardia.

Por ahora, sólo un grupo pequeños de expertos abriga dudas, pero basta para el el “Wall Street Journal” en la web le dedique un artículo. Por cierto, algunos inversores institucionales han venido desprendiéndose de acciones H-P (no “HP”, como ponen algunos).

El motivo es simple: el valor de esos papeles parece haber subido en exceso, en relación con la proyección de ganancias para años próximos. También influye la gestión de Hurd que, hasta el momento, se limita a lo más fácil: reducir costos y burocracia. Ahora, se acerca lo difícil, o sea expandir la compañía, cuyas ventas anuales orillan los US$ 86.700 millones.

En rigor, las inquietudes de plaza se originan en una decisión del fondo inversor Edgar Lomax, que maneja una cartera de US$ 1.700 millones. A fines de septiembre, tenía unos dos millones de acciones H-P pero, durante el cuarto trimestre de 2005, las vendió casi todas. “El papel había avanzado demasiado rápido. Su relación precio/ganancia se dobló durante el año pasado y llegó a cotizarse a 36 veces las utilidades de los últimos cuatro trimestres”, explica la firma. Era un buen momento para vender.

Esta evolución significa que la acción H-P es mucho más cara que la de su rival, Dell (20,5 veces las utilidades potenciales). Las del gigante IBM equivales a 16,9 veces la misma relación. No obstante, “las grandes empresas como H-P no registran tasas de crecimientos de dos dígitos en el largo plazo”, apunta la misma fuente.

En el curso del primer trimestre del actual ejercicio contable (cerró el 21 de enero, fecha por demás arbitraria e incómoda), H-P obtuvo ganancias por US$ 1.230 millones, 30% sobre igual lapso del período anterior. Entretanto, las ventas subían 5,6%, a US$ 22.600 millones.

Por ahora, sólo un grupo pequeños de expertos abriga dudas, pero basta para el el “Wall Street Journal” en la web le dedique un artículo. Por cierto, algunos inversores institucionales han venido desprendiéndose de acciones H-P (no “HP”, como ponen algunos).

El motivo es simple: el valor de esos papeles parece haber subido en exceso, en relación con la proyección de ganancias para años próximos. También influye la gestión de Hurd que, hasta el momento, se limita a lo más fácil: reducir costos y burocracia. Ahora, se acerca lo difícil, o sea expandir la compañía, cuyas ventas anuales orillan los US$ 86.700 millones.

En rigor, las inquietudes de plaza se originan en una decisión del fondo inversor Edgar Lomax, que maneja una cartera de US$ 1.700 millones. A fines de septiembre, tenía unos dos millones de acciones H-P pero, durante el cuarto trimestre de 2005, las vendió casi todas. “El papel había avanzado demasiado rápido. Su relación precio/ganancia se dobló durante el año pasado y llegó a cotizarse a 36 veces las utilidades de los últimos cuatro trimestres”, explica la firma. Era un buen momento para vender.

Esta evolución significa que la acción H-P es mucho más cara que la de su rival, Dell (20,5 veces las utilidades potenciales). Las del gigante IBM equivales a 16,9 veces la misma relación. No obstante, “las grandes empresas como H-P no registran tasas de crecimientos de dos dígitos en el largo plazo”, apunta la misma fuente.

En el curso del primer trimestre del actual ejercicio contable (cerró el 21 de enero, fecha por demás arbitraria e incómoda), H-P obtuvo ganancias por US$ 1.230 millones, 30% sobre igual lapso del período anterior. Entretanto, las ventas subían 5,6%, a US$ 22.600 millones.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades