Greenberg y Muse Capital, en pos de energía eólica y otras

Garvin Greenberg se especializa en inversiones no convencionales. En Londres maneja Muse Capital –una cartera de US$ 55.000 millones, fundada en 2003-, que ganó casi 36% en 2005. Pero 2006 fue aburrido y no marcó más de 5%.

17 febrero, 2007

En general, la firma se aferra a áreas no bien explotadas y a la creciente puja por combustibles y fuentes energéticas alternativas. En particular, compatibles con aire más diáfano, agua más limpia y un planeta con menor efecto invernadero. Eso lleva a recursos renovables; por ejemplo, energía solar o eólica y biomasa. No obstante, la falta de perfiles claro explica que aún no nos se centre en biocombustibles.

La helioenergía es interesante como colocación, pues existen posibilidades de hacer diferencia en corto plazo en áreas como polisilicones –hay escasez- y otros elementos. Sin embargo, apunta el manager, “existen complicaciones tecnológicas, en términos de eficiencia, porque se trata de un sector poco desarrollado, con altos costos para generar electricidad. Por el contrario, las fuentes eólicas son más atractivas, porque compiten mejor con otras opciones: hoy ya es factible obtener energía a cinco centavos el kilovatio”. Pero el factor decisivo es “el potencia de tecnologías rupturistas, que desaten una ola de cambios en las economías de escala y tornen la energía eólica en una inversión mucho más interesante”.

,

Ahora bien, “la electricidad es difícil de almacenar. Puede acumularse en pilas o baterías, pero las de gran escala son en extremo ineficientes. En cuanto al viento, si sopla de nueve de la mañana a cinco de la tarde, muy bien, porque casi todos pueden aprovecharlo. Pero, cuando lo hace de noche pierde utilidad. Por ende, si fuese factible almacenarlo, habría una revolución en las economías del sector”.

A criterio de Greenberg, eso es interesante porque es posible y ya hay empresas que trabajan en el tema. Verbigracia, una de ellas ha logrado transformar electricidad en hidrógeno y reconvertirla cuando es preciso, empleando una tecnología muy eficiente en costos.

Esto ocurre justamente mientras General Motors o Toyota buscan cómo ingresar a una “economía del hidrógeno”. Pero “el problema es cómo generar hidrógeno en escala doméstica, para usarlo en el coche, pues nadie querría ver enormes ductos recorriendo el país de punta a punta: sería tan caro como peligroso”. ¿Existe una solución capaz de generar energía mediante una pequeña turbina eólica en el techo de la casa o lugares parecidos, para luego convertirla en hidrógeno vía un electrolizador? Por supuesto, ello implicaría un auto a hidrógeno o, como alternativa, alimentar la casa mediante una célula electrógena. En verdad, algo así se hace ya en Gran Bretaña.

La compañía ITM Power desarrolló una membrana para instalar electrolizadores, hecha de polímero permeable al combustible y similar a una lente de contacto. Resulta mucho más barata que las membranas corrientes en los dispositivos a células electrógenas e ITM la ha sometido a siete mil horas de ensayo. Este detalle importa, pues es clave para los costos de capital, que se amortizan durante la vida útil del electrolizador: cuanto más larga, más barata resulta la energía generada.

“Por el momento –advierte Greenberg-, ITM no gana mucho y, además, cotiza en bolsa recién desde 2004. Pero han probado su tecnología en electrolizadores y, ahora (noviembre), lo hacen en células electrógenas. Un ex presidente de Ford Britain se sumó al directorio en abril y la firma tiene una capitalización bursátil de US$ 300 millones”.

¿Hay plazos para comercializar el electrolizador?. “Ya funciona, pero la empresa necesita tiempo para seguir ensayando membranas hasta entrado 2007 y, luego, ajustar el costo por kilovatio/hora a menos de US$ 200. La última proyección que conocemos es 700 para diciembre”. ITM tiene varias metas para el año entrante. Una de ellas es reducir el platino en las células. Greenberg es optimitas, sin olvidar que –años atrás- varias compañías dedicadas a esas células fracasaron e hicieron un papelón bursátil.

Otro aspecto de ITM Power y otras firmas ligadas a la energía eólica -como sector, prevén crecimiento de 40 a 50%- es que sus tecnologías no necesitan subsidios oficiales. Pero sí precisan infraestructura para llevar la electricidad de zonas remotas y desérticas a áreas pobladas, especialmente en geografías como las de Rusia, Estados Unidos, Canadá, China, India o Brasil.

Entonces ¿qué clase de “eolocompañías” le interesan a Muse? Por ejemplo, Vestas Wind Systems (Dinamarca), la mayor de ellas en este momento. La firma pasó malos tiempo hace pocos años, por centrarse en participación de mercado y no en su tecnología única. Obviamente, no leían a Michael Porter.

Además, los daneses tuvieron dificultades con componentes y garantías, máxime tras comprar un rival cuya tecnología ofrecía inconvenientes. “Hoy, con otra conducción, sólo falta que el mercado se dé cuenta de que Vestas empieza a dar ganancias, tiene buenos márgenes operativos y avanza. Su acción esta subvaluada, particularmente en términos de crecimiento”.

En general, el sector puede expandir ventas de 15 a 20% anuales entre 2007 y 2010. Sus utilidades brutas, o sea sin deducir interese e impuestos, debieran expandirse a razón de 30% anual. A fines del tercer trimestre, sus papeles se negociaban en promedio veinte veces por encima de las utilidades previstas para 2007. Para 2008, ese guarismo cedería a 14,5 veces.

En tanto China, Vietnam e India sigan creciendo, la demanda de hidrocarburos se disparará en los próximos quince años. A medidos de 2006, Gran Bretaña e publicaba el “informe Stern”, que prevé cambios climáticos alarmantes, cuando no terminales. Ambos factores obligarán a que los gobiernos más reticentes (Japón, China, India, Rusia, Brasil, EE.UU. hasta las últimas elecciones) admitan la gravedad del recalentamiento planetario y la dependencia de combustibles fósiles no renovables.

ITM y Vestas están lejos de ser opciones única para el mercado inversor. Una empresa india, Suzlon Energy, ha tenido bastante éxito y entra ya en la Unión Europea, EE.UU. y China. Sólo el año pasado, creció 45%, o sea mucho más que los daneses, en parte porque aún es chica y tiene políticas más agresivas. A fin de 2006, su capitalización bursátil representaba US$ 8.000 millones en Bombay.

En general, la firma se aferra a áreas no bien explotadas y a la creciente puja por combustibles y fuentes energéticas alternativas. En particular, compatibles con aire más diáfano, agua más limpia y un planeta con menor efecto invernadero. Eso lleva a recursos renovables; por ejemplo, energía solar o eólica y biomasa. No obstante, la falta de perfiles claro explica que aún no nos se centre en biocombustibles.

La helioenergía es interesante como colocación, pues existen posibilidades de hacer diferencia en corto plazo en áreas como polisilicones –hay escasez- y otros elementos. Sin embargo, apunta el manager, “existen complicaciones tecnológicas, en términos de eficiencia, porque se trata de un sector poco desarrollado, con altos costos para generar electricidad. Por el contrario, las fuentes eólicas son más atractivas, porque compiten mejor con otras opciones: hoy ya es factible obtener energía a cinco centavos el kilovatio”. Pero el factor decisivo es “el potencia de tecnologías rupturistas, que desaten una ola de cambios en las economías de escala y tornen la energía eólica en una inversión mucho más interesante”.

,

Ahora bien, “la electricidad es difícil de almacenar. Puede acumularse en pilas o baterías, pero las de gran escala son en extremo ineficientes. En cuanto al viento, si sopla de nueve de la mañana a cinco de la tarde, muy bien, porque casi todos pueden aprovecharlo. Pero, cuando lo hace de noche pierde utilidad. Por ende, si fuese factible almacenarlo, habría una revolución en las economías del sector”.

A criterio de Greenberg, eso es interesante porque es posible y ya hay empresas que trabajan en el tema. Verbigracia, una de ellas ha logrado transformar electricidad en hidrógeno y reconvertirla cuando es preciso, empleando una tecnología muy eficiente en costos.

Esto ocurre justamente mientras General Motors o Toyota buscan cómo ingresar a una “economía del hidrógeno”. Pero “el problema es cómo generar hidrógeno en escala doméstica, para usarlo en el coche, pues nadie querría ver enormes ductos recorriendo el país de punta a punta: sería tan caro como peligroso”. ¿Existe una solución capaz de generar energía mediante una pequeña turbina eólica en el techo de la casa o lugares parecidos, para luego convertirla en hidrógeno vía un electrolizador? Por supuesto, ello implicaría un auto a hidrógeno o, como alternativa, alimentar la casa mediante una célula electrógena. En verdad, algo así se hace ya en Gran Bretaña.

La compañía ITM Power desarrolló una membrana para instalar electrolizadores, hecha de polímero permeable al combustible y similar a una lente de contacto. Resulta mucho más barata que las membranas corrientes en los dispositivos a células electrógenas e ITM la ha sometido a siete mil horas de ensayo. Este detalle importa, pues es clave para los costos de capital, que se amortizan durante la vida útil del electrolizador: cuanto más larga, más barata resulta la energía generada.

“Por el momento –advierte Greenberg-, ITM no gana mucho y, además, cotiza en bolsa recién desde 2004. Pero han probado su tecnología en electrolizadores y, ahora (noviembre), lo hacen en células electrógenas. Un ex presidente de Ford Britain se sumó al directorio en abril y la firma tiene una capitalización bursátil de US$ 300 millones”.

¿Hay plazos para comercializar el electrolizador?. “Ya funciona, pero la empresa necesita tiempo para seguir ensayando membranas hasta entrado 2007 y, luego, ajustar el costo por kilovatio/hora a menos de US$ 200. La última proyección que conocemos es 700 para diciembre”. ITM tiene varias metas para el año entrante. Una de ellas es reducir el platino en las células. Greenberg es optimitas, sin olvidar que –años atrás- varias compañías dedicadas a esas células fracasaron e hicieron un papelón bursátil.

Otro aspecto de ITM Power y otras firmas ligadas a la energía eólica -como sector, prevén crecimiento de 40 a 50%- es que sus tecnologías no necesitan subsidios oficiales. Pero sí precisan infraestructura para llevar la electricidad de zonas remotas y desérticas a áreas pobladas, especialmente en geografías como las de Rusia, Estados Unidos, Canadá, China, India o Brasil.

Entonces ¿qué clase de “eolocompañías” le interesan a Muse? Por ejemplo, Vestas Wind Systems (Dinamarca), la mayor de ellas en este momento. La firma pasó malos tiempo hace pocos años, por centrarse en participación de mercado y no en su tecnología única. Obviamente, no leían a Michael Porter.

Además, los daneses tuvieron dificultades con componentes y garantías, máxime tras comprar un rival cuya tecnología ofrecía inconvenientes. “Hoy, con otra conducción, sólo falta que el mercado se dé cuenta de que Vestas empieza a dar ganancias, tiene buenos márgenes operativos y avanza. Su acción esta subvaluada, particularmente en términos de crecimiento”.

En general, el sector puede expandir ventas de 15 a 20% anuales entre 2007 y 2010. Sus utilidades brutas, o sea sin deducir interese e impuestos, debieran expandirse a razón de 30% anual. A fines del tercer trimestre, sus papeles se negociaban en promedio veinte veces por encima de las utilidades previstas para 2007. Para 2008, ese guarismo cedería a 14,5 veces.

En tanto China, Vietnam e India sigan creciendo, la demanda de hidrocarburos se disparará en los próximos quince años. A medidos de 2006, Gran Bretaña e publicaba el “informe Stern”, que prevé cambios climáticos alarmantes, cuando no terminales. Ambos factores obligarán a que los gobiernos más reticentes (Japón, China, India, Rusia, Brasil, EE.UU. hasta las últimas elecciones) admitan la gravedad del recalentamiento planetario y la dependencia de combustibles fósiles no renovables.

ITM y Vestas están lejos de ser opciones única para el mercado inversor. Una empresa india, Suzlon Energy, ha tenido bastante éxito y entra ya en la Unión Europea, EE.UU. y China. Sólo el año pasado, creció 45%, o sea mucho más que los daneses, en parte porque aún es chica y tiene políticas más agresivas. A fin de 2006, su capitalización bursátil representaba US$ 8.000 millones en Bombay.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades