Gran manipulación en el mercado del arte

Un empresario multimillonario de nombre Yves Bouvier fue detenido en Mónaco junto a dos supuestos cómplices bajo la acusación de usar los llamados “puertos francos” para evadir impuestos.

27 febrero, 2015

Se los acusa de almacenar varios de los más grandes tesoros artísticos y objetos de lujo del mundo. Los “puertos francos” son enormes repositorios donde los individuos más adinerados del mundo guardan sus tesoros. Allí se puede encontrar desde valiosísimos cuadros hasta autos de la más alta gama, vinos finos y cigarros. Bouvier garantiza a sus clientes que todo eso se mantiene en las mejores condiciones de seguridad y en el más absoluto secreto. Eso mismo generó las acusaciones de que esos puertos se usan para evadir impuestos y hasta para proteger objetos robados hasta el momento en que se venden.

Los extranjeros súper ricos optan por guardar sus tesoros y obras de arte en gigantescas bodegas de alta seguridad conocidas como puertos francos, para no pagar impuestos por ellos. Esas bodegas generalmente están ubicadas cerca de aeropuertos y muelles en centros financieros donde residen expatriados muy adinerados, lugares como ginebra, Zúrich, Mónaco y Singapur. .

 

Una fuente cercana a los abogados de la acusación confirmó que la actual investigación se centra en el depósito que Bouvier tiene en Luxemburgo y que intenta “manipular los precios del arte”.

El puerto franco de Luxemburgo está situado en el centro de cargas del aeropuerto Grand Duchys Findel y ocupa un edificio a prueba de bombas de 11.000 metros cuadrados. Contiene instalaciones de última generación para guardar autos, vinos, cigarros, obras de arte y otros objetos de lujo, incluidos metales preciosos.

Bouvier, quien también es dueño del Puerto Franco de Singapur, insiste en que su “almacén aduanero” es absolutamente legal aunque complejos similares al los suyos han estado relacionados con el contrabando y actividades ilícitas.

 

El multimillonario ruso Dimitry Rybolovlev, dueño del club de fútbol de Mónaco es una de las probables víctimas del supuesto fraude de Bouvier.

Más concretamente, a Bouvier se lo acusa de haber vendido docenas de obras de Picasso, Modigliani, Gauguin, Degas y Leonardo da Vinci a la familia Rybolovlev a precios inflados o con falsa documentación. La abogada de la familia emitió un comunicado donde dice que se ha abierto una investigación judicial en Mónaco contra Yves Bouvier.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades