Finalmente, US Airways y America West Airlines se fusionan

Esto crea la sexta empresa en Estados Unidos y le permitirá a US Airways –se supone- salir de la segunda convocatoria desde 2002. La fusión exige US$ 500 millones en capital fresco, que aportan Air Canada y otros socios.

Entre los optimistas (así calificados por la mayoría de expertos en el negocio) figura nadie menos que Airbus. A cambio de un crédito por US$ 250 millones, ontiene el compromiso de que la nueva empresa le comprará algunos aviones A350, máquinas nada baratas de operar.

La compañía seguirá llamándose US Airways, pero su sede central será la de AWA, en Arizona, desde donde Douglas Parker gobernará como presidente y director ejecutivo, una combinación tan frecuente como poco útil en el management norteamericano. Sus alcances irán de Europa occidental a la costa pacífica y, quizá, Hawái.

La fusión posiblemente reduzca la oferta total de plazas aerocomerciales en Estados Unidos. Si bien US Airways ya recortó excesos de capacidad durante sus dos concursos, debe eliminar todavía más costos laborales y operativos. Ambas empresas también afrontan altos precios de comburstibles y la competencia de aerolíneas a tarifa baja.

Las acciones de AWA abrieron esta semana 9% sobre el viernes. Sin embargo, varios analistas cuestionan la participación de la firma en esta fusión. Dada la debilidad financiera y operativa de US Airways, retener el nombre puede tener consecuencias perjudiciales y, además, la asistencia credicita de Air Canada bien pudiera acabar en una absorción por parte de esta compañía, bastante más sólida que el flamante matrimonio.

Entre los optimistas (así calificados por la mayoría de expertos en el negocio) figura nadie menos que Airbus. A cambio de un crédito por US$ 250 millones, ontiene el compromiso de que la nueva empresa le comprará algunos aviones A350, máquinas nada baratas de operar.

La compañía seguirá llamándose US Airways, pero su sede central será la de AWA, en Arizona, desde donde Douglas Parker gobernará como presidente y director ejecutivo, una combinación tan frecuente como poco útil en el management norteamericano. Sus alcances irán de Europa occidental a la costa pacífica y, quizá, Hawái.

La fusión posiblemente reduzca la oferta total de plazas aerocomerciales en Estados Unidos. Si bien US Airways ya recortó excesos de capacidad durante sus dos concursos, debe eliminar todavía más costos laborales y operativos. Ambas empresas también afrontan altos precios de comburstibles y la competencia de aerolíneas a tarifa baja.

Las acciones de AWA abrieron esta semana 9% sobre el viernes. Sin embargo, varios analistas cuestionan la participación de la firma en esta fusión. Dada la debilidad financiera y operativa de US Airways, retener el nombre puede tener consecuencias perjudiciales y, además, la asistencia credicita de Air Canada bien pudiera acabar en una absorción por parte de esta compañía, bastante más sólida que el flamante matrimonio.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades