Finalmente, Mittal Steel y Arcelor se ven cara a cara

El encuentro entre ambos gigantes siderúrgicos en Bruselas, a mitad de la semana, puede zanjar dificultades. O bien llevarlas a un punto de ebullición hasta dos fechas claves: 30 de junio, 5 de julio.

14 junio, 2006

Por supuesto, nadie podía asegurar que se llegase ahora a algún arreglo o que los directivos de Mittal Steel y Arcelor no se vayan a las manos o no acentúen el tono agrio de la disputa, de ahora en adelante. Por cierto, ambos grupo seguían exaltando su empresa o disminuyendo la rival ante medios y analistas. En último término, es factible que la decisión final les quepa a los accionistas.

Mientras, Mittal elevó sus proyecciones de utilidades y las de desarrollo para toda la actividad siderúrgica mundial. Los hindúes planean tomar Arcelor el próximo trimestre, tras ofrecer € 25.800 millones (US$ 32.500 millones) y pese a meses de dura batalla. Según Mittal, sus ingresos brutos –una medida de rentabilidad operativa- alcanzarán US$ 9.900 millones en 2007, 71% más que en 2005. Con o sin Arcelor.

En el plano global, la demanda de acero irá aumentado de 5 a 7% anual hasta 2008, bastante sobre el anterior cálculo (1,5%), sostuvo Lakshmí Mittal en Londres. Reaccionados ante esas cifras, Arcelor reveló que sus estimaciones de rentabilidad para 2008 llegarán a € 13.100 millones, contra los 7.000 millones del año pasado. Sólo que, en su caso, incluye la fusión propuesta con la rusa Syevyerstal.

El equipo Arcelor lo integran Guy Dollé (director ejecutivo, francés y bastante racista), su segundo Michel Wurth, el vicepresidente primero Roland Junk y Gonzalo Urquijo, director financiero. Por Mittal, el grupo es encabezado por Aditya, hijo mayor de Lakshmí y también director financiero, que ha venido dirigiendo las tropas hasta ahora.

Para tomar Arcelor sin consentimiento de la junta directiva, Mittal necesita persuadir a más de 50% de los accionistas para que le vendan tenencias antes del 5 de julio. Pero la firma luxemburguesa lo complicó todo al poner en votación, para el 30, la fusión con Syevyerstal.

Este acuerdo haría que, en primera instancia, Alyexyéi Mordáshov –un operador del presidente Vladyímir Putin- tome 32% de Arcelor. De última, el paquete podría quedar dividido temporariamente entre el ruso y Mittal, perspectiva que no seduce a los hindúes. “Arcelor sucumbe a una fusión inversa con una firma de alcances regionales”, afirma Aditya. “La empresa se presenta erróneamente como global, pero sólo es importante en Rusia”. Por cierto, Syevyerstal figura octava entre los productores norteamericanos y cuarta entre los de Rusia. Mittal es la primera del mundo.

Por supuesto, nadie podía asegurar que se llegase ahora a algún arreglo o que los directivos de Mittal Steel y Arcelor no se vayan a las manos o no acentúen el tono agrio de la disputa, de ahora en adelante. Por cierto, ambos grupo seguían exaltando su empresa o disminuyendo la rival ante medios y analistas. En último término, es factible que la decisión final les quepa a los accionistas.

Mientras, Mittal elevó sus proyecciones de utilidades y las de desarrollo para toda la actividad siderúrgica mundial. Los hindúes planean tomar Arcelor el próximo trimestre, tras ofrecer € 25.800 millones (US$ 32.500 millones) y pese a meses de dura batalla. Según Mittal, sus ingresos brutos –una medida de rentabilidad operativa- alcanzarán US$ 9.900 millones en 2007, 71% más que en 2005. Con o sin Arcelor.

En el plano global, la demanda de acero irá aumentado de 5 a 7% anual hasta 2008, bastante sobre el anterior cálculo (1,5%), sostuvo Lakshmí Mittal en Londres. Reaccionados ante esas cifras, Arcelor reveló que sus estimaciones de rentabilidad para 2008 llegarán a € 13.100 millones, contra los 7.000 millones del año pasado. Sólo que, en su caso, incluye la fusión propuesta con la rusa Syevyerstal.

El equipo Arcelor lo integran Guy Dollé (director ejecutivo, francés y bastante racista), su segundo Michel Wurth, el vicepresidente primero Roland Junk y Gonzalo Urquijo, director financiero. Por Mittal, el grupo es encabezado por Aditya, hijo mayor de Lakshmí y también director financiero, que ha venido dirigiendo las tropas hasta ahora.

Para tomar Arcelor sin consentimiento de la junta directiva, Mittal necesita persuadir a más de 50% de los accionistas para que le vendan tenencias antes del 5 de julio. Pero la firma luxemburguesa lo complicó todo al poner en votación, para el 30, la fusión con Syevyerstal.

Este acuerdo haría que, en primera instancia, Alyexyéi Mordáshov –un operador del presidente Vladyímir Putin- tome 32% de Arcelor. De última, el paquete podría quedar dividido temporariamente entre el ruso y Mittal, perspectiva que no seduce a los hindúes. “Arcelor sucumbe a una fusión inversa con una firma de alcances regionales”, afirma Aditya. “La empresa se presenta erróneamente como global, pero sólo es importante en Rusia”. Por cierto, Syevyerstal figura octava entre los productores norteamericanos y cuarta entre los de Rusia. Mittal es la primera del mundo.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades