Fiat vislumbra un escenario adverso

La compañía cree que en 2001 las ventas seguirán bajando, por ese motivo apostará fuerte al mercado brasileño y dejará de fabricar el Duna y el Uno hasta que aumente la demanda de estos modelos.

30 noviembre, 2000

La venta total de automóviles en el mercado argentino podría descender hasta 20% durante el próximo año, lo que supondría unos 250.000 vehículos, según los pronósticos del fabricante automotriz Fiat.

Esta previsión generó en los directivos de Fiat Auto Argentina la iniciativa de reforzar sus negocios en el mercado brasileño, y la suspensión, a partir de diciembre, de los procesos de montaje de los modelos Duna y Uno.

Este último se seguirá fabricando en las plantas de Brasil y se importará desde allí, mientras que la producción del Duna dependerá de algún aumento sustantivo de la demanda de este modelo en la Argentina.

La filial argentina de Fiat se concentrará entonces en el restyling del Siena, a la espera de que las ventas en Brasil permitan alcanzar el mínimo de 220 vehículos por día que la firma requiere para estabilizar su producción en el país.

En estos momentos Fiat se encuentra lejos de sus mejores años. Entre 1990 y 1995, las ventas del Duna la convirtieron en la marca líder del segmento, mientras que en la actualidad ha perdido varios puntos de su participación en el mercado.

Siena y Palio constituyen en estos momentos la prioridad de la empresa. Este último modelo ha quedado como el más viejo del segmento de autos chicos, con la llegada de un importante volumen de competidores.

Los directivos de Fiat le han reclamado repetidas veces al Gobierno, medidas tendientes a incentivar el consumo interno, ya que consideran que sin la recuperación de las ventas locales no habrá inversiones en el país por más que se instrumenten medidas para proteger la industria autopartista local.

La venta total de automóviles en el mercado argentino podría descender hasta 20% durante el próximo año, lo que supondría unos 250.000 vehículos, según los pronósticos del fabricante automotriz Fiat.

Esta previsión generó en los directivos de Fiat Auto Argentina la iniciativa de reforzar sus negocios en el mercado brasileño, y la suspensión, a partir de diciembre, de los procesos de montaje de los modelos Duna y Uno.

Este último se seguirá fabricando en las plantas de Brasil y se importará desde allí, mientras que la producción del Duna dependerá de algún aumento sustantivo de la demanda de este modelo en la Argentina.

La filial argentina de Fiat se concentrará entonces en el restyling del Siena, a la espera de que las ventas en Brasil permitan alcanzar el mínimo de 220 vehículos por día que la firma requiere para estabilizar su producción en el país.

En estos momentos Fiat se encuentra lejos de sus mejores años. Entre 1990 y 1995, las ventas del Duna la convirtieron en la marca líder del segmento, mientras que en la actualidad ha perdido varios puntos de su participación en el mercado.

Siena y Palio constituyen en estos momentos la prioridad de la empresa. Este último modelo ha quedado como el más viejo del segmento de autos chicos, con la llegada de un importante volumen de competidores.

Los directivos de Fiat le han reclamado repetidas veces al Gobierno, medidas tendientes a incentivar el consumo interno, ya que consideran que sin la recuperación de las ventas locales no habrá inversiones en el país por más que se instrumenten medidas para proteger la industria autopartista local.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades