Espionaje: Balza prometió una depuración en el Ejército

A raíz del escándalo por las maniobras ilegales de inteligencia, el militar dijo que no dejará de investigar "hasta echar a todas las larvas que hay en el Ejército". Balza recibió a Roggero, quien había denunciado que lo espiaban militares.

Las tareas ilegales de espionaje interno que realizaron miembros del III Cuerpo de Ejército, con asiento en Córdoba, provocaron “una gran preocupación” en la fuerza, según reconoció ayer el propio jefe del arma, teniente general Martín Balza. Al término de una reunión que mantuvo con Humberto Roggero, titular del bloque de diputados del oficialismo y quien denunció haber sido espiado por militares, Balza prometió que “si la Justicia comprueba que hay más involucrados” en el caso, habrá nuevos pases a disponibilidad y a retiro y arrestos. “No vamos a dejar de investigar hasta echar a todas las larvas que hay en el Ejército”, enfatizó el militar. Respecto al caso por espionaje que lleva adelante la Justicia, Balza explicó que “es obra de marginales, delincuentes y nostálgicos del pasado que el Ejército no va a amparar”. El jefe de la fuerza ya pasó a disponibilidad a cuatro militares que fueron imputados por la jueza federal de Córdoba Cristina Garzón de Lascano, acusados de realizar espionaje sobre una causa a su cargo acerca de la represión ilegal.

Las tareas ilegales de espionaje interno que realizaron miembros del III Cuerpo de Ejército, con asiento en Córdoba, provocaron “una gran preocupación” en la fuerza, según reconoció ayer el propio jefe del arma, teniente general Martín Balza. Al término de una reunión que mantuvo con Humberto Roggero, titular del bloque de diputados del oficialismo y quien denunció haber sido espiado por militares, Balza prometió que “si la Justicia comprueba que hay más involucrados” en el caso, habrá nuevos pases a disponibilidad y a retiro y arrestos. “No vamos a dejar de investigar hasta echar a todas las larvas que hay en el Ejército”, enfatizó el militar. Respecto al caso por espionaje que lleva adelante la Justicia, Balza explicó que “es obra de marginales, delincuentes y nostálgicos del pasado que el Ejército no va a amparar”. El jefe de la fuerza ya pasó a disponibilidad a cuatro militares que fueron imputados por la jueza federal de Córdoba Cristina Garzón de Lascano, acusados de realizar espionaje sobre una causa a su cargo acerca de la represión ilegal.

Notas Relacionadas
Tapa octubre 2019

Suscripción Digital

Tapa octubre 2019

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades