El incierto futuro del shale

Según la mayoría de los observadores se  acabaron los días en que crecía con rapidez la producción de petróleo de esquisto en Estados Unidos, otra víctima de la caída de los precios de petróleo convencional.

12 febrero, 2015

No sólo se paralizará este año el crecimiento de la producción  sino que a las petroleras les resultará cada vez más difícil  reunir los fondos que necesitan para mantener las perforaciones en lugares no convencionales, como acaba de vaticinar un informe de la firma de asesoría IHS.

El vicepresidente de IHS Energy, Jim Burkhard, dijo en una entrevista que el famoso crecimiento norteamericano se va a achatar en unos pocos meses. Gracias a la adopción generalizada de técnicas de fracking, la producción petrolera total en ese país pasó de 7 millones de barriles diarios  en 2013  a más de 9 millones hoy. El último informe de IHS, sin embargo, anuncia que ese fenomenal crecimiento se va a estabilizar en 9,5 millones de barriles diarios en el segundo trimestre de 2015, presumiendo que los precios de la cota referencial del West Texas Intermediate  se mantenga por debajo de US$ 60.

Un obstáculo teórico al recupero del shale, que sería el agotamiento de todos los lugares más productivos, no parece ser un problema real, al menos por ahora.  El mayor peligro está en el financiamiento. Cuando el petróleo convencional estaba  todavía en US$ 100, la exploración y producción del sector  ya arrojaba un importante déficit, Las compañías financiaban sus programas de perforaciones con una llegada permanente de capitales extranjeros.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades