El futuro en movilidad es eléctrico

En ese panorama muchos se preguntan qué va a pasar con las estaciones de servicio.

Uno de los factores que obstaculizan la masificación total del auto eléctrico es la carencia de una amplia infraestructura de recarga. En ese sentido es interesante ir a buscar soluciones a Noruega.

En Bergen, segunda ciudad de Noruega, uno de cada cinco autos es eléctrico. Más que en ninguna otra parte del mundo. Al país lo visitan anualmente compañías deseosas de adaptarse a la nueva era del auto eléctrico. Especialmente interesadas están las multinacionales que manejan las estaciones de servicio y que necesitan averiguar si el auto eléctrico va a significar la desparición de las estaciones de servicio a la vera de los caminos.

Un estudio publicado el año pasado por el Boston Consulting Group calculó que por lo menos la cuarta parte de todas las gasolineras de Estados Unidos podrían cerrar para 2030 si no se introducen modificaciones al modelo de negocios. En el peor de los escenarios, el BCG calcula que podría desaparecer el 80%.

En Noruega, los nuevos desarrollos en gasolineras fueron reduciéndose mientras el país hacía la transición hacia el vehículo eléctrico.Pero Noruega es la excepción, todavía.

En Estados Unidos, los eléctricos constituyen solo 2,5% de todas las ventas de nuevos autos; en Inglaterra, 3,4%. Los autos, por lo general, no se reemplazan con frecuencia. El promedio de duración de un auto en Estados Unidos es de 11,8 años.

No obstante, la industria del vehículo eléctrico crece. Al bajar el precio de las baterías, como está bajando, hará que el precio de un auto eléctrico sea más bajo que un auto de combustión interna, aun sin subsidios del Estado como ocurre en Noruega. Algunos que la llegada del vehículo eléctrico será para el de combustión como fue la llegada de Netflix para Blockbuster: no convivieron durante mucho tiempo. El recién llegado mató al anterior.

La mayor parte de las ganancias de las gasolineras de Estados Unidos proviene de la venta de comestibles, bebidas y tabaco. Solo 38% de las vancnias proviene de la venta de combustible, según la National Association of Convenience Stores.

En Noruega, si bien los puntos de recarga eléctrica son cada vez más visibles en las estaciones de servicio la mayoría de los usuarios las usan una vez por mes, según la Norwegian Electric Vehicla Association. A diario, la mayoría los carga en su casa o en su trabajo.

Las gasolineras pueden en el futuro cubrir toda una serie de nuevos servicios y con la movilidad eléctrica surgen muchos modelos de negocios posibles.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades