El congreso acusó a Ford y Firestone

Crece la tensión por los neumáticos defectuosos. Los congresistas estadounidenses consideran que las empresas debieron alertar con tiempo a los usuarios.

7 septiembre, 2000

(EFE).- Las compañías Firestone y Ford fueron acusadas por los congresistas estadounidenses de no alertar a tiempo a los consumidores y de “taparse las orejas” sobre los defectos en varios modelos de neumáticos que han causado 88 muertos en Estados Unidos.

En una audiencia dedicada a analizar las circunstancias que han rodeado a la retirada de algunos modelos de neumáticos Firestone, el republicano Richard Shelby, presidente del Subcomité de Transporte del Senado, indicó que la gente en situación de hacer algo no ha escuchado a tiempo la alarma desatada.

“No sé si hay pruebas suficientes para demostrar quién fracasó en responder antes, pero desde luego parece que varios actores cruciales estaban tapándose las orejas”, aseguró el congresista.

El diario The Washington Post aseguró ayer que Ford y Firestone, propiedad de la japonesa Bridgestone, debatieron en marzo de 1999 la posibilidad de notificar a las autoridades de Estados Unidos la retirada de llantas acordada en Arabia Saudita.

Pero al final, informa el diario, las dos compañías acordaron reemplazar las ruedas sin comunicárselo a las autoridades federales estadounidenses.

Billy Tauzin, presidente del Subcomité de Protección de los Consumidores de la Cámara de Representantes, se refirió a esta información en la audiencia de ayer (miércoles 6) del Congreso, en la que se exhibieron algunas de las ruedas defectuosas.

Tauzin afirmó que “uno de los motivos para no retirar las ruedas, pero hacer que Ford asumiese la responsabilidad, era la preocupación de Firestone de que eso provocaría una iniciativa del Departamento de Transporte en Estados Unidos”.

Además, otros informes de prensa aseguran que Firestone recogió datos, entre 1997 y 1999, sobre un posible problema de seguridad en los mismos modelos de neumáticos que fueron retirados del mercado el mes pasado.

Ante la audiencia en el Congreso compareció el director general de Bridgestone Firestone, Masatoshi Ono, quien aceptó su “completa responsabilidad” sobre los sucesos, que han causado 88 muertos, algunos de ellos después de que se produjese el anuncio de la compañía.

Sin embargo, el ejecutivo japonés se confesó incapaz de detallar la causa de los fallos detectados en los neumáticos.

“Desgraciadamente, no puedo dar una conclusión en este momento. Sin embargo, tienen mi palabra de que seguiremos (investigando) hasta que se sepa la causa”, indicó.

Con anterioridad, Helen Petrauskas, la encargada de seguridad de Ford, afirmó que la compañía empezó a investigar posibles defectos en las llantas en el momento en que se comenzó a reemplazar los neumáticos en otros países.

Según Petrauskas, los análisis fueron realizados en condiciones “severas”, pero “no se encontró ningún defecto”.

(EFE).- Las compañías Firestone y Ford fueron acusadas por los congresistas estadounidenses de no alertar a tiempo a los consumidores y de “taparse las orejas” sobre los defectos en varios modelos de neumáticos que han causado 88 muertos en Estados Unidos.

En una audiencia dedicada a analizar las circunstancias que han rodeado a la retirada de algunos modelos de neumáticos Firestone, el republicano Richard Shelby, presidente del Subcomité de Transporte del Senado, indicó que la gente en situación de hacer algo no ha escuchado a tiempo la alarma desatada.

“No sé si hay pruebas suficientes para demostrar quién fracasó en responder antes, pero desde luego parece que varios actores cruciales estaban tapándose las orejas”, aseguró el congresista.

El diario The Washington Post aseguró ayer que Ford y Firestone, propiedad de la japonesa Bridgestone, debatieron en marzo de 1999 la posibilidad de notificar a las autoridades de Estados Unidos la retirada de llantas acordada en Arabia Saudita.

Pero al final, informa el diario, las dos compañías acordaron reemplazar las ruedas sin comunicárselo a las autoridades federales estadounidenses.

Billy Tauzin, presidente del Subcomité de Protección de los Consumidores de la Cámara de Representantes, se refirió a esta información en la audiencia de ayer (miércoles 6) del Congreso, en la que se exhibieron algunas de las ruedas defectuosas.

Tauzin afirmó que “uno de los motivos para no retirar las ruedas, pero hacer que Ford asumiese la responsabilidad, era la preocupación de Firestone de que eso provocaría una iniciativa del Departamento de Transporte en Estados Unidos”.

Además, otros informes de prensa aseguran que Firestone recogió datos, entre 1997 y 1999, sobre un posible problema de seguridad en los mismos modelos de neumáticos que fueron retirados del mercado el mes pasado.

Ante la audiencia en el Congreso compareció el director general de Bridgestone Firestone, Masatoshi Ono, quien aceptó su “completa responsabilidad” sobre los sucesos, que han causado 88 muertos, algunos de ellos después de que se produjese el anuncio de la compañía.

Sin embargo, el ejecutivo japonés se confesó incapaz de detallar la causa de los fallos detectados en los neumáticos.

“Desgraciadamente, no puedo dar una conclusión en este momento. Sin embargo, tienen mi palabra de que seguiremos (investigando) hasta que se sepa la causa”, indicó.

Con anterioridad, Helen Petrauskas, la encargada de seguridad de Ford, afirmó que la compañía empezó a investigar posibles defectos en las llantas en el momento en que se comenzó a reemplazar los neumáticos en otros países.

Según Petrauskas, los análisis fueron realizados en condiciones “severas”, pero “no se encontró ningún defecto”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades