Comprar un auto sin pisar el concesionario

La idea detrás de Simplicar es acercar la tecnología a una acción que no cambia desde que Ford lanzó el viejo Modelo T: ir al concesionario y pelear el precio para llevarse el auto. Desde descuentos en nuevos modelos hasta la  pre-aprobación de préstamos, todo se puede hacer desde Internet. Por Florencia Pulla.

Todos conocemos la manganeta. Ir al concesionario a fin de mes, recomiendan quienes pintan canas, es una buena idea a la hora de comprar un auto: después de todo, los vendedores de piso están deseosos de llegar bien a sus objetivos mensuales y pueden dispensar algún que otro descuento. Dependíamos de la astucia, en todo caso: había que ir al concesionario más cercano, dejarse tentar por un auto, pelear el precio –siempre- hasta llegar a un acuerdo, esperar a ver qué métodos de financiación convenían, saber cuándo, finalmente, nos llevaríamos el auto a casa.

 

En la época de las redes sociales suena tedioso. Y lo es. Si se puede pagar el gas haciendo un click, ¿por qué no un auto? Esa es la idea de Ezequiel Calcarami, de Simplicar, una web que promete descuentos en modelos de autos, colocación de préstamos para hacer más fácil la financiación con bancos e, incluso, hasta encargarse de la póliza de seguro. “Internet siempre fue buena para ofrecer información al usuario que quería comprarse un auto –explica- porque más del 90% de quienes optan por comprar un 0km buscan primero por Internet. De hecho, la web está llena de clasificados. Pero fallaba en el proceso de compra, que viene siendo igual desde la época de Henry Ford. Hoy la tecnología puede mejorar mucho las cosas frente de la experiencia de compra de un auto, como lo hace con tantos otros productos. Se puede avanzar mucho en la primera etapa online y después ir a la concesionaria a llevarse el auto. Baja la frustración del usuario y le da más transparencia al proceso.  

 

 

Ezequiel Calcarami, de Simplicar. 

 

Aunque el e-commerce en Argentina –y en el mundo- no para de crecer, todavía resulta raro que una persona compre un auto por Internet. Pero, según Calcarami, “los usuarios estaban ávidos de una mejora en el proceso, que les genere menos presión y los ayude a decidir de manera más cómoda”. El tema del descuento no es menor: al ser muchos –llegaron, acuerdo con YPF ServiClub mediante, a 3 millones de personas a principio de año- Simplicar puede negociar mejores acuerdos con las terminales y generar así descuentos robustos. Quizás esa sea la carnada de tanto usuario dando vueltas buscando información en la avalancha por Internet: más que la conveniencia, el precio.

 

Funciona como club de beneficios

 

Si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea: el servicio todavía no está abierto a cualquier hijo de vecino. Al principio Calcarami y su socio idearon Simplicar como un club de beneficios para ofrecerle a las empresas y bancos. “La idea era crear grupos de pertenencia. Estos pueden ser empleados de una empresa, clientes de un banco. Con ICBC llegamos a un millón de personas y llegamos a los empleados de más de 100 empresas multinacionales. El acuerdo con YPF ServiClub a principio de año fue clave. Decidimos esta metodología porque creemos, realmente, en el concepto de beneficio especial. Cuando se abre a todo el mundo, deja de ser un beneficio y termina siendo solo un descuento de precio. Quisimos customizar las ofertas de la web y hacerlo a través de grupos nos ayudó mucho”.

 

Calcarami es un convencido de las nuevas tendencias del e-commerce. Con su socio pusieron US$ 400.000 de su propio bolsillo para emprender Simplicar y ahora, con una nueva ronda de inversiones, engrosaron el capital para expandirse a Chile y Colombia donde, reconoce, el clima de negocios es otro. “Quizás Argentina como mercado no es ideal para empezar a emprender este modelo de negocios porque la oferta y la demanda de autos es muy volátil. Quizás, racionalmente, deberíamos haber empezado en otro lugar. Pero, por otro lado, todo desafio presenta oportunidades. El hecho de haber lanzado acá nos permitió generar una propuesta diferencial con respecto a las terminales y también generar valor agregado con bancos y aseguradoras. Pero sí, en Chile y Colombia, dos mercados en los que estamos desembarcando, es sorprendente la oferta. Son hipercompetitivos y eso se nota en la velocidad de la toma de decisiones”.  ¿Un ejemplo? En Chile firmaron un acuerdo con General Motors, que tiene 18% de marketshare en el país, para ofrecer un paquete de beneficios en ese mercado. Nada mal. “Estamos convencidos de que esto es lo que se viene; hay espacio para muchos pero es bueno ser los primeros”.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades