China: comenzó la guerra de los autos

Los fabricantes automovilisticos locales, y los internacionales que operan en el país asiático, desataron una dura competencia ante la inminencia del ingreso chino a la Organización Mundial del Comercio.

19 diciembre, 2000

(EFE).- Cuatro modelos de coches diferentes salieron al mercado chino en los últimos días, síntoma de la dura competencia desatada entre las firmas automovilísticas, que toman posiciones antes del ingreso de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC), previsiblemente el año próximo.

La estadounidense General Motors de Shanghai presentó la semana pasada el nuevo modelo de coche familiar Sail, mientras que su rama en Jinbei introdujo en el mercado chino el primer Chevrolet Blazer el viernes.

Pocos días antes, en Tianjin, la empresa japonesa Toyota sacó al mercado su propio modelo, mientras que el Grupo Automovilístico Brilliance chino anunció el domingo el lanzamiento del primer coche fabricado 100% con tecnología nacional: “el Zonghua”.

La sorprendente actividad del sector automovilístico se debe a la próxima entrada de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC), que reducirá de 100% a 25% los impuestos a la importación de vehículos en los próximos cinco años.

La rebaja tarifaria abrirá el mercado a numerosos coches baratos del exterior, de donde también se podrán traer piezas de recambios y otros utensilios, según expertos citados por la página web empresarial ChinaBiz.

La fuente estima que “China se convertirá en el mercado automovilístico de mayor crecimiento del mundo” en la próxima década, a medida que los precios se abaraten y suba el nivel de vida de la población.

En el país existen oficialmente más de cien productores de vehículos y también hay otras empresas que fabrican coches baratos y pequeños sin permiso, aunque lo más probable es que desaparezcan tras el ingreso de China a la OMC.

(EFE).- Cuatro modelos de coches diferentes salieron al mercado chino en los últimos días, síntoma de la dura competencia desatada entre las firmas automovilísticas, que toman posiciones antes del ingreso de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC), previsiblemente el año próximo.

La estadounidense General Motors de Shanghai presentó la semana pasada el nuevo modelo de coche familiar Sail, mientras que su rama en Jinbei introdujo en el mercado chino el primer Chevrolet Blazer el viernes.

Pocos días antes, en Tianjin, la empresa japonesa Toyota sacó al mercado su propio modelo, mientras que el Grupo Automovilístico Brilliance chino anunció el domingo el lanzamiento del primer coche fabricado 100% con tecnología nacional: “el Zonghua”.

La sorprendente actividad del sector automovilístico se debe a la próxima entrada de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC), que reducirá de 100% a 25% los impuestos a la importación de vehículos en los próximos cinco años.

La rebaja tarifaria abrirá el mercado a numerosos coches baratos del exterior, de donde también se podrán traer piezas de recambios y otros utensilios, según expertos citados por la página web empresarial ChinaBiz.

La fuente estima que “China se convertirá en el mercado automovilístico de mayor crecimiento del mundo” en la próxima década, a medida que los precios se abaraten y suba el nivel de vida de la población.

En el país existen oficialmente más de cien productores de vehículos y también hay otras empresas que fabrican coches baratos y pequeños sin permiso, aunque lo más probable es que desaparezcan tras el ingreso de China a la OMC.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades