Celulares: una fusión por US$ 35.000 millones

Nextel Communications y Sprint Corporation subscribieron un preacuerdo que, de cristalizar, formaría –esta semana- otro gigante de telefonía móvil en Estados Unidos. Las negociaciones involucran US$ 35.000 millones y 39.000.000 de abonados.

13 diciembre, 2004

La futura empresa deberá, luego, separar el servicio de telefonía fija que presta Sprint. Eso, a su vez, representará una de las mayores ventas de líneas convencionales en la historia del sector. Este martes, se espera que se reúnan los directores de ambas compañías para llevar las tratativas a una fase avanzada. Si bien subsiste algún riesgo de frustrarse, varios analistas estiman que llegarán a un entendimiento definitivo esta misma semana.

La fusión creará el tercer proveedor de telefonía inalámbrica de EE.UU., con peso suficiente para disputarles espacios a Verizon Wireless y Cingular Wireless, los dominantes. El primero proviene de otra fusión (Verizon con Vodafone Group, británico). Cingular acaba de comprarse AT&T Wireless Services y es, por su lado, propiedad conjunta de BellSouth y SBC Communications.

La firma más chica, Nextel, se ha expandido velozmente debido a un servicio especial que, básicamente, torna celulares en “walkie-talkies” y es muy bien recibido en escala empresaria. Sprint, originalmente una telefónica de larga distancia, es la tercera celular del país (22.200.000 subscriptores).

Pero no todo es tan obvio. Por ejemplo, Nextel tiene dos problemas que un acuerdo con Sprint podría solucionarle: precisa más espectro radial –un vehículo precioso como insumo- y pasarse totalmente a una tecnología de redes. Eso le permitirá no retrasarse ante competidores que ofrecen prestaciones de avanzada (entre ellas, búsquedas a alta velocidad en la web).

En la presente situación, no queda claro que pueda aparecer otra oferta. Algunos pensaron en Vodafone, que ya había tratado de comprar AT&T Wireless. Pero desde Londres se declararon no interesados. En cuanto a Verizon Communications –había considerado a Sprint y Nextel-, no parece resuelta a terciar. Tampoco muestra entusiasmo Motorola, que conocía de antemano las negociaciones Nextel-Sprint. No obstante, la fusión ahora en gateras podría acabar con las relaciones especiales entre Nextel y Motorola, lo cual sería perjudicial para la fabricante de equipos y dispositivos, proveedora única de la telefónica.

La futura empresa deberá, luego, separar el servicio de telefonía fija que presta Sprint. Eso, a su vez, representará una de las mayores ventas de líneas convencionales en la historia del sector. Este martes, se espera que se reúnan los directores de ambas compañías para llevar las tratativas a una fase avanzada. Si bien subsiste algún riesgo de frustrarse, varios analistas estiman que llegarán a un entendimiento definitivo esta misma semana.

La fusión creará el tercer proveedor de telefonía inalámbrica de EE.UU., con peso suficiente para disputarles espacios a Verizon Wireless y Cingular Wireless, los dominantes. El primero proviene de otra fusión (Verizon con Vodafone Group, británico). Cingular acaba de comprarse AT&T Wireless Services y es, por su lado, propiedad conjunta de BellSouth y SBC Communications.

La firma más chica, Nextel, se ha expandido velozmente debido a un servicio especial que, básicamente, torna celulares en “walkie-talkies” y es muy bien recibido en escala empresaria. Sprint, originalmente una telefónica de larga distancia, es la tercera celular del país (22.200.000 subscriptores).

Pero no todo es tan obvio. Por ejemplo, Nextel tiene dos problemas que un acuerdo con Sprint podría solucionarle: precisa más espectro radial –un vehículo precioso como insumo- y pasarse totalmente a una tecnología de redes. Eso le permitirá no retrasarse ante competidores que ofrecen prestaciones de avanzada (entre ellas, búsquedas a alta velocidad en la web).

En la presente situación, no queda claro que pueda aparecer otra oferta. Algunos pensaron en Vodafone, que ya había tratado de comprar AT&T Wireless. Pero desde Londres se declararon no interesados. En cuanto a Verizon Communications –había considerado a Sprint y Nextel-, no parece resuelta a terciar. Tampoco muestra entusiasmo Motorola, que conocía de antemano las negociaciones Nextel-Sprint. No obstante, la fusión ahora en gateras podría acabar con las relaciones especiales entre Nextel y Motorola, lo cual sería perjudicial para la fabricante de equipos y dispositivos, proveedora única de la telefónica.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades