California no hará negocios con compañías off shore

California, el estado más poblado y rico de la Unión, ya no hará negocios ni firmará contratos con empresas que residan en plazas extraterritoriales (off shore) para no pagar impuestos. Tampoco invertirá en esas compañías.

El gobierno de Sacramento se pone al frente de lo que podría ser una tendencia general, capaz de alcanzar a Washington DC. Motivo directo: en los últimos meses, una creciente cantidad de firmas se han mudado a Bermudas, Caimán y otras ínsulas de clima fiscal mucho más agradable. Pero, en casi todos los casos –siguiendo la receta aplicada por la banca desde los años 60-, esas nuevas sedes son apenas una casilla postal o, también, un estudio jurídico estilo Montevideo, donde se registran docenas de sociedades.

Esta semana, la tesorería californiana -que controla fondos estaduales y municipales por US$ 45.000 millones- ha difundido la primera listas de empresas inaceptables para sus nuevos cánones. Son veintitrés, entre las cuales se incluyen Accenture, Cooper Industries, Everest Reinsurance, Global SantaFe, Ingersoll-Rand, Tyco International, White Mountains Insurance, etc.

El estado también les pidió a dos grandes fondos jubilatorios del sector público retirar US$ 750 millones invertidos en esas firmas. “Quienes se escudan tras casillas postales o abogados caribeños están rehuyendo responsabilidades ante la Nación y minando la confianza en el sistema financiero”, sostiene Philip Angelides, secretario de Hacienda. “Esta medida no podrá ser pasada por alto en el resto del país, dado el peso y la influencia de California”, estima Patrick McGum (Institutional Shareholder Investors)

El gobierno de Sacramento se pone al frente de lo que podría ser una tendencia general, capaz de alcanzar a Washington DC. Motivo directo: en los últimos meses, una creciente cantidad de firmas se han mudado a Bermudas, Caimán y otras ínsulas de clima fiscal mucho más agradable. Pero, en casi todos los casos –siguiendo la receta aplicada por la banca desde los años 60-, esas nuevas sedes son apenas una casilla postal o, también, un estudio jurídico estilo Montevideo, donde se registran docenas de sociedades.

Esta semana, la tesorería californiana -que controla fondos estaduales y municipales por US$ 45.000 millones- ha difundido la primera listas de empresas inaceptables para sus nuevos cánones. Son veintitrés, entre las cuales se incluyen Accenture, Cooper Industries, Everest Reinsurance, Global SantaFe, Ingersoll-Rand, Tyco International, White Mountains Insurance, etc.

El estado también les pidió a dos grandes fondos jubilatorios del sector público retirar US$ 750 millones invertidos en esas firmas. “Quienes se escudan tras casillas postales o abogados caribeños están rehuyendo responsabilidades ante la Nación y minando la confianza en el sistema financiero”, sostiene Philip Angelides, secretario de Hacienda. “Esta medida no podrá ser pasada por alto en el resto del país, dado el peso y la influencia de California”, estima Patrick McGum (Institutional Shareholder Investors)

Notas Relacionadas
Tapa octubre 2019

Suscripción Digital

Tapa octubre 2019

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades