Buenas perspectivas para el turismo

La firma del convenio de competitividad abre nuevas expectativas para el sector. Se espera una expansión de 10 a 15% hasta el 2003, lo que generaría 40.000 nuevos empleos. Por Florencia Barreiro

17 septiembre, 2001

“Por primera vez se habla del turismo como una actividad económica y ése es uno de los mayores logros”, asegura Oscar Ghezzi, presidente de Feghra (Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina), con la satisfacción de haber participado activamente en la reciente firma del convenio de competitividad entre los empresarios del turismo y el gobierno.

El acceso del turismo a los beneficios de la Ley de Competitividad –que ya favoreció, entre otros sectores, a la industria automotriz, la gráfica y la construcción– reivindica, según Ghezzi, las posibilidades de desarrollo de un sector que mueve aproximadamente US$ 18.000 millones al año y genera ingresos por US$ 3.500 millones gracias a la llegada de visitantes extranjeros.

El directivo de la Federación, que agrupa a unas 40.000 empresas del sector, asegura que durante varios años “el turismo fue sinónimo de esparcimiento y, por lo tanto, nunca se le reconocía su ingerencia en la economía nacional”.

El plan contempla importantes beneficios impositivos para las empresas del sector:

– no deberán pagar el impuesto al interés del endeudamiento;

– quedan eximidas del pago de impuesto a la renta mínima presunta;

– los aportes patronales sobre la nómina salarial se considerarán como crédito fiscal en el IVA;

– la alícuota de ingresos brutos del sector de alojamiento de las provincias no excederá 1,5%;

– se reducirá 50% el impuesto inmobiliario para los establecimientos turísticos.

Asimismo, entre las medidas orientadas a favorecer el turismo proveniente del exterior, se contempla la devolución del IVA de servicios de hotelería a los extranjeros a partir del 1º de enero del 2002.

Como Australia

Con la puesta en marcha del plan, los empresarios esperan un crecimiento de entre 10 y 15% para los próximos dos años que, con el parque existente, supondría la incorporación de 40.000 nuevos puestos de trabajo.

Según Ghezzi, el país está preparado para responder al crecimiento con la actual infraestructura turística. “Existe una brecha entre la oferta hotelera y gastronómica –que está sobredimensionada– y la demanda”, reconoce. Para revertir esta situación, Ghezzi asegura que, en una primera etapa, y dadas las características de la Argentina, resulta fundamental promover el turismo interno.

“No somos una isla del Caribe que puede vivir del turismo internacional. Somos un país similar a Australia que está a una distancia considerable de los principales centros emisores, como Europa, Japón o Estados Unidos”, señala Ghezzi.

El directivo asegura que podrían ingresar alrededor de cuatro millones de turistas extranjeros por año con la promoción de productos turísticos diferenciales: Perito Moreno, Península de Valdés, Ushuaia, centros de esquí, Patagonia o el Norte.

Desde el punto de vista de precios la Argentina no tiene, por ahora, una oferta competitiva para la región y esto se debe principalmente a que los costos empresarios son muy elevados. “El plan ayudará a disminuirlos”, señala Ghezzi, “y, aunque no tenemos calculado aún el porcentaje total de la baja, creemos que las tarifas del sector pueden reducirse en alrededor de 20%”.

MERCADO N°1006, septiembre 2001.

“Por primera vez se habla del turismo como una actividad económica y ése es uno de los mayores logros”, asegura Oscar Ghezzi, presidente de Feghra (Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina), con la satisfacción de haber participado activamente en la reciente firma del convenio de competitividad entre los empresarios del turismo y el gobierno.

El acceso del turismo a los beneficios de la Ley de Competitividad –que ya favoreció, entre otros sectores, a la industria automotriz, la gráfica y la construcción– reivindica, según Ghezzi, las posibilidades de desarrollo de un sector que mueve aproximadamente US$ 18.000 millones al año y genera ingresos por US$ 3.500 millones gracias a la llegada de visitantes extranjeros.

El directivo de la Federación, que agrupa a unas 40.000 empresas del sector, asegura que durante varios años “el turismo fue sinónimo de esparcimiento y, por lo tanto, nunca se le reconocía su ingerencia en la economía nacional”.

El plan contempla importantes beneficios impositivos para las empresas del sector:

– no deberán pagar el impuesto al interés del endeudamiento;

– quedan eximidas del pago de impuesto a la renta mínima presunta;

– los aportes patronales sobre la nómina salarial se considerarán como crédito fiscal en el IVA;

– la alícuota de ingresos brutos del sector de alojamiento de las provincias no excederá 1,5%;

– se reducirá 50% el impuesto inmobiliario para los establecimientos turísticos.

Asimismo, entre las medidas orientadas a favorecer el turismo proveniente del exterior, se contempla la devolución del IVA de servicios de hotelería a los extranjeros a partir del 1º de enero del 2002.

Como Australia

Con la puesta en marcha del plan, los empresarios esperan un crecimiento de entre 10 y 15% para los próximos dos años que, con el parque existente, supondría la incorporación de 40.000 nuevos puestos de trabajo.

Según Ghezzi, el país está preparado para responder al crecimiento con la actual infraestructura turística. “Existe una brecha entre la oferta hotelera y gastronómica –que está sobredimensionada– y la demanda”, reconoce. Para revertir esta situación, Ghezzi asegura que, en una primera etapa, y dadas las características de la Argentina, resulta fundamental promover el turismo interno.

“No somos una isla del Caribe que puede vivir del turismo internacional. Somos un país similar a Australia que está a una distancia considerable de los principales centros emisores, como Europa, Japón o Estados Unidos”, señala Ghezzi.

El directivo asegura que podrían ingresar alrededor de cuatro millones de turistas extranjeros por año con la promoción de productos turísticos diferenciales: Perito Moreno, Península de Valdés, Ushuaia, centros de esquí, Patagonia o el Norte.

Desde el punto de vista de precios la Argentina no tiene, por ahora, una oferta competitiva para la región y esto se debe principalmente a que los costos empresarios son muy elevados. “El plan ayudará a disminuirlos”, señala Ghezzi, “y, aunque no tenemos calculado aún el porcentaje total de la baja, creemos que las tarifas del sector pueden reducirse en alrededor de 20%”.

MERCADO N°1006, septiembre 2001.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades