Boca concede buena parte del negocio

A cambio de US$ 30 millones por año, cedería por una década la explotación del merchandising, los derechos de TV, la indumentaria deportiva, la página web y una futura señal televisiva.

El Club Atlético Boca Juniors concedería a la empresa International Sport Licensing (ISL), por 10 años, la explotación de sus derechos de merchandising, televisación de partidos, indumentaria deportiva, su página web y una futura señal televisiva exclusiva. A cambio, percibiría US$ 30 millones por cada año del contrato.

“Si la Asamblea de Representantes (del club) lo aprueba, en los próximos días se firmará el contrato”, dijo el presidente de Boca, Mauricio Macri.

“Boca no vende el manejo del fútbol ni de otra disciplina; sólo concede a ISL la explotación del merchandising, lo que le permite al club operar con criterio los ingresos”, señaló Macri al diario La Nación.
El dirigente aclaró que Boca se reservará el derecho a comercializar los abonos a palcos y plateas, a comprar y vender pases de futbolistas, y a administrar los ingresos por cuotas sociales y por venta de entradas en los partidos que jueguen sus equipos.

Algunos analistas advierten que la iniciativa, que sin duda representa un avance hacia el manejo profesional del negocio del fútbol en la Argentina, podría encontrar resistencias originadas en la extensión del contrato.

Explican que, dado que las cotizaciones de todos los aspectos del negocio del fútbol vienen ascendiendo exponencialmente en los últimos años y nada hace pensar que se haya llegado al techo, los US$ 30 millones anuales que hoy parecen una cifra conveniente podrían dejar de serlo en algunos años.

ISL fue fundada en 1982 y tiene sede en Suiza. Desde entonces es la encargada exclusiva de comercializar los derechos de marketing y de televisión de todas las competencias oficiales de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (Fifa), incluidas las copas mundiales que se juegan cada cuatro años.

El contrato actual con la Fifa expirará en 2006, tras el mundial que se jugará ese año en Alemania.

Con el tiempo, ISL se aseguró derechos similares en las asociaciones continentales de Europa y Africa.

También explota los derechos comerciales de los seleccionados de la Argentina y España, así como los de Flamengo, uno de los clubes más populares de Brasil.

El ejecutivo principal de ISL para América latina es Hugo Porta, considerado como el mejor jugador de rugby de todos los tiempos en la Argentina, quien fue embajador en Sudáfrica y secretario de Deportes durante la presidencia de Carlos Menem.

A él reporta otro ex rugbier, Gabriel Travaglini, como máximo responsable local de la compañía.

El Club Atlético Boca Juniors concedería a la empresa International Sport Licensing (ISL), por 10 años, la explotación de sus derechos de merchandising, televisación de partidos, indumentaria deportiva, su página web y una futura señal televisiva exclusiva. A cambio, percibiría US$ 30 millones por cada año del contrato.

“Si la Asamblea de Representantes (del club) lo aprueba, en los próximos días se firmará el contrato”, dijo el presidente de Boca, Mauricio Macri.

“Boca no vende el manejo del fútbol ni de otra disciplina; sólo concede a ISL la explotación del merchandising, lo que le permite al club operar con criterio los ingresos”, señaló Macri al diario La Nación.
El dirigente aclaró que Boca se reservará el derecho a comercializar los abonos a palcos y plateas, a comprar y vender pases de futbolistas, y a administrar los ingresos por cuotas sociales y por venta de entradas en los partidos que jueguen sus equipos.

Algunos analistas advierten que la iniciativa, que sin duda representa un avance hacia el manejo profesional del negocio del fútbol en la Argentina, podría encontrar resistencias originadas en la extensión del contrato.

Explican que, dado que las cotizaciones de todos los aspectos del negocio del fútbol vienen ascendiendo exponencialmente en los últimos años y nada hace pensar que se haya llegado al techo, los US$ 30 millones anuales que hoy parecen una cifra conveniente podrían dejar de serlo en algunos años.

ISL fue fundada en 1982 y tiene sede en Suiza. Desde entonces es la encargada exclusiva de comercializar los derechos de marketing y de televisión de todas las competencias oficiales de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (Fifa), incluidas las copas mundiales que se juegan cada cuatro años.

El contrato actual con la Fifa expirará en 2006, tras el mundial que se jugará ese año en Alemania.

Con el tiempo, ISL se aseguró derechos similares en las asociaciones continentales de Europa y Africa.

También explota los derechos comerciales de los seleccionados de la Argentina y España, así como los de Flamengo, uno de los clubes más populares de Brasil.

El ejecutivo principal de ISL para América latina es Hugo Porta, considerado como el mejor jugador de rugby de todos los tiempos en la Argentina, quien fue embajador en Sudáfrica y secretario de Deportes durante la presidencia de Carlos Menem.

A él reporta otro ex rugbier, Gabriel Travaglini, como máximo responsable local de la compañía.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades