Belleza de alta gama con alta tecnología

Big Data e IA aplicadas a la cosmética. Una compañía usa un algoritmo para solucionar problemas de cutis.

19 febrero, 2020

En estos días en que los algoritmos personalizan todo, el negocio de la belleza no quiere quedar afuera. Atolla, una marca de productos para el cutis que vende directamente al consumidor, acaba de patentar un proceso para analizar el cutis de sus clientas y crear un serum facial individualizada para cada una.

 

Atolla es una marca con un único producto fue fue fundada por Meghan Maupin y Sid Salvi, ambos egresados del MIT, quienes luego sse asociaron con la dermatóloga Ranella Hirsch. La compañía se dedica a medir, mensualmente y con un kit de uso personal, los factores que afectan la salud del cutis (estrés, estado de ánimo, hidratación, sensibilidad, PH, absorción, estilo de vida y mucho más). El test decide qué ingredientes van a la fórmula del serum personalizado, que podría ir cambiando mensualmente. El costo de todo es US$ 45 por mes e incluye la prueba, el envío y el frasco de serum, que se debe usar dos veces asl día durante 30 días.

 

Meghan Maupin — quien había trabajado en asistentes personales de IA y productos para customización masiva en impresión de 3D — estudiaba en el MIT cuando decidió ver si podía usar su experiencia en software para mejorar su cutis. Junto a Sid Salvi, un científico de datos que estaba haciendo un MBA en el Sloan del MIT y la dermatóloga Ranella Hirsch para fundar Atolla en 2017.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades