Aventis se inclina por Novartis, pese a la oposición francesa

Arrecia la batalla por el laboratorio francoalemán Aventis. En un desafío a París, su junta supervisora reveló que invitaría al suizo Novartis a hacer una propuesta de fusión. Eso es un golpe a Sanofi-Synthélabo, que ofrece € 46.000 millones.

La farmoquímica viene resistiendo, desde hace, meses la oferta hostil de Sanofi. El nuevo gesto irrita al gobierno pero, a criterio de analistas independientes, su objeto real es que Sanofi –una empresa de menor tamaño que Aventis- mejore la propuesta de efectivo y canje de acciones.

En lo tocante a Novartis, su presidente –Daniel Vasella- recordó que la invitación a presentar oferta es sólo una de dos condiciones planteadas, durante contactos con directivos de Aventis. La otra se refiere a la actitud de París, que se opone una fusión Novartis-Aventis con notable empeño, olvidando que la firma es binacional.

Jean-Pierre Raffarin (tras el desastre electoral del domingo 28, sobrevive como “premier” sólo por la obstinación de Jacques Chirac) reiteró ayer que, “en aras del interés nacional”, la producción de Aventis –sobre todo, vacunas- debe “seguir bajo control francés”. El gobierno alemán no ha abierto la boca.

Allegados a Aventis, entretanto, indican que Novartis prepondrá al gobierno galo “soluciones aceptables”. Entre ellas, garantías sobre empleos y un compromiso para mudar centros de investigaciones a Francia. Por su parte, París quiere saber cuánto ofrecerán los suizos pero, además, teme que la Comisión Europea le exija no interferir con Novartis como está haciéndolo.

En cuanto a Sanofi, un ejecutivo recordó que “nos queda mucho tiempo para decidir si mejoramos la oferta. O no”. Mientras tanto, la Food & Drug Administration (Estados Unidos) aprobó la venta de Ketek, un antibiótico clave para Aventis. Lanzado en la Unión Europea hace tres años, llegó a Latinoamérica en 2002 y, desde octubre, está en Japón. Su éxito puede subir el valor de la firma para cualquier adquirente eventual.

La farmoquímica viene resistiendo, desde hace, meses la oferta hostil de Sanofi. El nuevo gesto irrita al gobierno pero, a criterio de analistas independientes, su objeto real es que Sanofi –una empresa de menor tamaño que Aventis- mejore la propuesta de efectivo y canje de acciones.

En lo tocante a Novartis, su presidente –Daniel Vasella- recordó que la invitación a presentar oferta es sólo una de dos condiciones planteadas, durante contactos con directivos de Aventis. La otra se refiere a la actitud de París, que se opone una fusión Novartis-Aventis con notable empeño, olvidando que la firma es binacional.

Jean-Pierre Raffarin (tras el desastre electoral del domingo 28, sobrevive como “premier” sólo por la obstinación de Jacques Chirac) reiteró ayer que, “en aras del interés nacional”, la producción de Aventis –sobre todo, vacunas- debe “seguir bajo control francés”. El gobierno alemán no ha abierto la boca.

Allegados a Aventis, entretanto, indican que Novartis prepondrá al gobierno galo “soluciones aceptables”. Entre ellas, garantías sobre empleos y un compromiso para mudar centros de investigaciones a Francia. Por su parte, París quiere saber cuánto ofrecerán los suizos pero, además, teme que la Comisión Europea le exija no interferir con Novartis como está haciéndolo.

En cuanto a Sanofi, un ejecutivo recordó que “nos queda mucho tiempo para decidir si mejoramos la oferta. O no”. Mientras tanto, la Food & Drug Administration (Estados Unidos) aprobó la venta de Ketek, un antibiótico clave para Aventis. Lanzado en la Unión Europea hace tres años, llegó a Latinoamérica en 2002 y, desde octubre, está en Japón. Su éxito puede subir el valor de la firma para cualquier adquirente eventual.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades