Asia oriental es el karma de las automotrices estadounidenses

En Detroit, el problema clave no reside en las malas notas de General Motors o Ford. Se trata del propio mercado norteamericano, que prefiere vehículos de Toyota, Honda, Nissan y marcas surcoreanas.

De un tiempo a esta parte, las malas calificaciones y la consiguiente baja en precios de bonos propios siguen en primer plano al discutirse el declive sufrido por GM y Ford. Por cierto, ambas atraviesan tiempos duros en materia financiera –como ejemplifica ese rojo por US$ 2.000 millones que apareció en el balance de GM-, pero muchos analistas creen que el problema fundamental es de marketing.

Cada año, las gigantes van cediendo participación de mercado a rivales del exterior. Según un reciente trabajo de la firma bursátil CLSA Asia-Pacific, los competidores orientales, Toyota, Nissan (la parte más fuerte de una alianza con Renault), Honda, Hyundai y Kia ocupan 43% del segmento cuatro puertas en EE.UU.-Canadá. El resto les cabe a las tres grandes y compañías de la Unión Europea.

Sin embargo, los principales paneles asignan a la empresas orientales una capitalización bursátil muy superior, al punto de equivaler a 73% de toda la industria automotriz. Los números son impresionantes: Toyota vende por US$ 11.000 millones pero su capitalización toca 35.00 millones, Honda muestra 5.500 y 11.000 millones. Nissan marca 5.400 y 8.500 millones. Por contraste. GM vede por US$ 13.000 millones pero vale apenas 2.200 millones, Los guarismos son 11.000/2,900 millones para Ford y 7.700/7.500 millones para DC.

Lo curioso es que 27% de capitalización bursátil remanente reúna, amén de las firmas citadas, Volkswagen, BMW, Fiat, etc. Otro dato interesante es que el magro 5,1% correspondiente a las europeas sea menos de la mitad respecto de los US$ 11.000 millones de Honda.

La brecha entre ventas y valuación vis-à-vis inversores institucionales es, en realidad, un anticipo de lo que vendrá. En suma, los mercados creen que las compañías de Asia oriental emergerán como ganadoras sobre el resto. Si bien Detroit aún domina el segmento de coches nuevos en la América anglosajona, su negocio de torna cada año más vulnerable. Hace doce meses, verbigracia, nadie habría imaginado siquiera los reveses sufridos por GM desde el cuarto trimestre.

El avance de japoneses, surcoreanos y –próximamente- chinos no se limitan a vender más. También instalan fábricas y líneas de montaje en EE.UU., Canadá y Méjico. Por el contrario, GM y Ford han anunciado dos docenas de cierres y eliminación de 60.000 puestos laborales.

De un tiempo a esta parte, las malas calificaciones y la consiguiente baja en precios de bonos propios siguen en primer plano al discutirse el declive sufrido por GM y Ford. Por cierto, ambas atraviesan tiempos duros en materia financiera –como ejemplifica ese rojo por US$ 2.000 millones que apareció en el balance de GM-, pero muchos analistas creen que el problema fundamental es de marketing.

Cada año, las gigantes van cediendo participación de mercado a rivales del exterior. Según un reciente trabajo de la firma bursátil CLSA Asia-Pacific, los competidores orientales, Toyota, Nissan (la parte más fuerte de una alianza con Renault), Honda, Hyundai y Kia ocupan 43% del segmento cuatro puertas en EE.UU.-Canadá. El resto les cabe a las tres grandes y compañías de la Unión Europea.

Sin embargo, los principales paneles asignan a la empresas orientales una capitalización bursátil muy superior, al punto de equivaler a 73% de toda la industria automotriz. Los números son impresionantes: Toyota vende por US$ 11.000 millones pero su capitalización toca 35.00 millones, Honda muestra 5.500 y 11.000 millones. Nissan marca 5.400 y 8.500 millones. Por contraste. GM vede por US$ 13.000 millones pero vale apenas 2.200 millones, Los guarismos son 11.000/2,900 millones para Ford y 7.700/7.500 millones para DC.

Lo curioso es que 27% de capitalización bursátil remanente reúna, amén de las firmas citadas, Volkswagen, BMW, Fiat, etc. Otro dato interesante es que el magro 5,1% correspondiente a las europeas sea menos de la mitad respecto de los US$ 11.000 millones de Honda.

La brecha entre ventas y valuación vis-à-vis inversores institucionales es, en realidad, un anticipo de lo que vendrá. En suma, los mercados creen que las compañías de Asia oriental emergerán como ganadoras sobre el resto. Si bien Detroit aún domina el segmento de coches nuevos en la América anglosajona, su negocio de torna cada año más vulnerable. Hace doce meses, verbigracia, nadie habría imaginado siquiera los reveses sufridos por GM desde el cuarto trimestre.

El avance de japoneses, surcoreanos y –próximamente- chinos no se limitan a vender más. También instalan fábricas y líneas de montaje en EE.UU., Canadá y Méjico. Por el contrario, GM y Ford han anunciado dos docenas de cierres y eliminación de 60.000 puestos laborales.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades