Arrestan en Múnich a un ejecutivo argentino de Siemens

Las acciones judiciales sobre corrupción sistémica en el gigante alemán aportan una novedad: se entregó un argentino, requerido por las autoridades. Lo hizo en Alemania y, vaya a saberse por qué, su identidad es un secreto.

5 febrero, 2007

Ligado presumiblemente al escándalo internacional en torno de Siemens y su reparto de sobornos, tiene 43 años, era procurador y había llegado en un vuelo desde Argentina. Cabe recordar que, en los años 70 y 80, la empresa fue sospechada en Buenos Aires por presuntas coimas para obtener contratos, en tiempos cuando la ex Entel estaba en manos de militares y gremialistas asociados al régimen.

El ejecutivo ahora entre rejas, en realidad, vivía en Alemania pero había escapado a la Argentina. Además, había prestado servicios a la compañía en Grecia y Rusia, lo cual revela que sus lazos con la firma continuaban. No sin candidez, su abogada aclaró que no estuvo involucrado en sobornos repartidos por Siemens en Atenas, durante las olimpíadas de 2004.

Un creciente grupo de jerarcas y ex de la empresa está involucrado en coimas y lavado de fondos por alrededor de € 200 millones en varios países. Pero la propia compañía estima el monto real de malversaciones en unos 420 millones. Faltan, empero, datos de Estados Unidos, done investigan a Siemens el departamento de justicia y la Securities & exchange commision (SEC, comisión de valores). Al respecto, el “Wall Street journal” reprodujo declaraciones de Michaël Kütchenreuter, admitiendo haber sabido de sobornos en Argentina, pero relativos al escándalo de los documentos de identidad “supercaros” en ese país (2000/1). Ahora parece un chiste que, hasta hace poco, Berlín y varios columnistas en de Buenos Aires reclamasen por “legítimos intereses de Siemens presuntamente vulnerados” en lo atinente a esos DNI.

Ligado presumiblemente al escándalo internacional en torno de Siemens y su reparto de sobornos, tiene 43 años, era procurador y había llegado en un vuelo desde Argentina. Cabe recordar que, en los años 70 y 80, la empresa fue sospechada en Buenos Aires por presuntas coimas para obtener contratos, en tiempos cuando la ex Entel estaba en manos de militares y gremialistas asociados al régimen.

El ejecutivo ahora entre rejas, en realidad, vivía en Alemania pero había escapado a la Argentina. Además, había prestado servicios a la compañía en Grecia y Rusia, lo cual revela que sus lazos con la firma continuaban. No sin candidez, su abogada aclaró que no estuvo involucrado en sobornos repartidos por Siemens en Atenas, durante las olimpíadas de 2004.

Un creciente grupo de jerarcas y ex de la empresa está involucrado en coimas y lavado de fondos por alrededor de € 200 millones en varios países. Pero la propia compañía estima el monto real de malversaciones en unos 420 millones. Faltan, empero, datos de Estados Unidos, done investigan a Siemens el departamento de justicia y la Securities & exchange commision (SEC, comisión de valores). Al respecto, el “Wall Street journal” reprodujo declaraciones de Michaël Kütchenreuter, admitiendo haber sabido de sobornos en Argentina, pero relativos al escándalo de los documentos de identidad “supercaros” en ese país (2000/1). Ahora parece un chiste que, hasta hace poco, Berlín y varios columnistas en de Buenos Aires reclamasen por “legítimos intereses de Siemens presuntamente vulnerados” en lo atinente a esos DNI.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades