Aparece muerto un ex-directivo de Enron

J.Clifford Baxter, ex vicepresidente de Enron, fue hallado el 25 en su auto, muerto de un disparo a la cabeza. Según la policía, se suicidó, pero no difunde el texto de la nota hallada en el auto.

Baxter había renunciado en mayo de 2001, meses antes del colapso empresario. Su nombre se menciona en la dura advertencia enviada, en agosto, por la contable Sherron Watkins a Kenneth Lay, por entonces nuevo CEO de la firma. “Baxter se quejaba constantemente ante el CEO de esa época (Jeff Skilling) y todo quien quisiera escucharlo sobre la incorrección de nuestras operaciones con LJM2”, señalaba aquel memo, en referencia a una sociedad fantasma armada para desviar US$ 2.600 millones en deudas de la firma madre.

El ex vicepresidente y otros 29 ejecutivos actuales figuran como imputados en una demanda federal. En ésta, se señala que ese grupo había ganado US$ 1.100 millones vendiendo acciones de Enron entre octubre de 1998 y noviembre de 2001, días antes de estallar el escándalo. Baxter llegó a vender 577.436 acciones por US$ 35.200.000. Cuando dimitió, Skilling (todavía CEO), dijo que Baxter –quien trabajaba en Enron desde 1991- se iba porque quería pasar más tiempo con la familia.

Funcionarios de Andersen acusan a un contador

Ejecutivos del estudio Arthur Andersen intentaron, sin éxito al parecer, entregar un chivo emisario al subcomité de la cámara baja a cargo del caso Enron. Querían endilgarle la destrucción de documentos comprometedores (noviembre pasado) a un contador, David Duncan, posteriormente despedido.

Tras cinco horas de tórridas discusiones, el diputado republicano por Luisiana, William Tauzin les dijo a los gritos: “No pueden explicar por qué pasó lo que pasó ni decirnos quiénes fueron responsables y pretenden echarle todo el fardo a Duncan, que no quiere testificar”.

Baxter había renunciado en mayo de 2001, meses antes del colapso empresario. Su nombre se menciona en la dura advertencia enviada, en agosto, por la contable Sherron Watkins a Kenneth Lay, por entonces nuevo CEO de la firma. “Baxter se quejaba constantemente ante el CEO de esa época (Jeff Skilling) y todo quien quisiera escucharlo sobre la incorrección de nuestras operaciones con LJM2”, señalaba aquel memo, en referencia a una sociedad fantasma armada para desviar US$ 2.600 millones en deudas de la firma madre.

El ex vicepresidente y otros 29 ejecutivos actuales figuran como imputados en una demanda federal. En ésta, se señala que ese grupo había ganado US$ 1.100 millones vendiendo acciones de Enron entre octubre de 1998 y noviembre de 2001, días antes de estallar el escándalo. Baxter llegó a vender 577.436 acciones por US$ 35.200.000. Cuando dimitió, Skilling (todavía CEO), dijo que Baxter –quien trabajaba en Enron desde 1991- se iba porque quería pasar más tiempo con la familia.

Funcionarios de Andersen acusan a un contador

Ejecutivos del estudio Arthur Andersen intentaron, sin éxito al parecer, entregar un chivo emisario al subcomité de la cámara baja a cargo del caso Enron. Querían endilgarle la destrucción de documentos comprometedores (noviembre pasado) a un contador, David Duncan, posteriormente despedido.

Tras cinco horas de tórridas discusiones, el diputado republicano por Luisiana, William Tauzin les dijo a los gritos: “No pueden explicar por qué pasó lo que pasó ni decirnos quiénes fueron responsables y pretenden echarle todo el fardo a Duncan, que no quiere testificar”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades