Alemania: arruinada su cosecha de vino invernal

El último invierno fue tan templado que las plantas no lograron congelarse, algo indispensable para producir ese vino.

Lo llaman “vino de hielo” porque las vides necesitan temperaturas de hasta 7º bajo cero.

Esa variedad – en alemán Eiswein – es un vino desértico que se produce con uvas que se han congelado mientras todavía están en la planta. La cosecha alemana falló por primera vez porque el invierno fue demasiado templado. La cantidad de ese tipo de vino que produce el país viene disminuyendo ya desde hace varios años. Pero este último invierno, solamente una de las 13 regiones vitivinícolas tuvo las temperaturas necesarias de 7º bajo cero para producir ese vino en 2019. De manera que el volumen total obtenido de ese tipo especial de bebida fue de 100 litros.

Las uvas, al estar congeladas, generan gran cantidad de agua y eso aumenta la concentración de azúcar. Al tener alto nivel de azúcar la fermentación es difícil y lenta y el producto final es un vino de muy poca graduación alcohólica y muy dulce.

Los mayores mercados para ese producto son Japón, China, los países escandinavos y Estados Unidos.

Es otro más de los estragos que está produciendo el cambio climático.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades