Ahora es Intel quien clama por sus derechos civiles

No lo hace ante la justicia norteamericana, como Standard & Poor’s, sino ante los tribunales de la Unión Europea. Tampoco es un problema de calificaciones, sino de prácticas monopólicas y una multa por € 1.060 millones, récord en la materia.

23 julio, 2009

<p>En los papeles, la comisi&oacute;n europea sanciona a Intel por &ldquo;abuso de posici&oacute;n dominante en el mercado de semiconductores&rdquo;, seg&uacute;n una denuncia de Advanced Micro Devices. Como sucediera a&ntilde;os antes en Estados Unidos y Jap&oacute;n, AMD, la segunda compa&ntilde;&iacute;a mundial en el rubro, demand&oacute; a la primera.<br />
<br />
La apelaci&oacute;n de Intel a los tribunales de la UE no extra&ntilde;a a nadie. Pero s&iacute; un argumento, estrenado hace poco por Floyd Abrams, abogado de la agencia calificadora Standard &amp; Poor&rsquo;s ante la justicia federal estadounidense: la primera enmienda constitucional y los derechos emergentes.<br />
<br />
Por supuesto, no hay enmiendas en el caso de la UE, pero la l&iacute;der en microprocesadores igual sostiene que la comisar&iacute;a de competencia, la holandesa Neelie Kroes, ha violado los derechos civiles de la firma. Como si una sociedad comercial pudiera tenerlos.<br />
<br />
Intel no est&aacute; sola. Una serie de empresas acusa a la CE y, por elevaci&oacute;n, a la UE por veredictos de su comisariato antimonop&oacute;lico, invocando supuestos derechos humanos o civiles. Existen, por cierto, leyes europeas en la materia; pero no amparan a negocios privados. Seg&uacute;n especialistas a ambos lados del Atl&aacute;ntico, se trata de un recurso desesperado, m&aacute;s en la UE que en EE.UU.<br />
<br />
Hasta ahora, en efecto, ninguna apelaci&oacute;n de ese tipo ha prosperado en Bruselas (CE), Luxemburgo (tribunal supremo) o Estrasburgo (parlamento). Entonces, s&oacute;lo una honda frustraci&oacute;n ante las multas y letrados dispuestos a cualquier cosa para cobrar honorarios explican estos manotazos. Hasta el momento, se ignoran los fundamentos arg&uuml;idos, pues las actuaciones no pueden ser divulgadas mientras dure el tr&aacute;mite.<br />
<br />
Esta etapa judicial se dirime ante la corte de Luxemburgo y pueden llevar m&aacute;s de un a&ntilde;o. A &eacute;ste no le faltan entretanto casos. Por ejemplo, la francesa Saint-Gobain (cristaler&iacute;a, multa por &euro; 900 millones en 2008) o la alemana Schindler (ascensores, &euro; 147 millones). Los recursos parten de la misma tesis que Intel: &iquest;los reguladores no han saltado la l&iacute;nea que separa una acci&oacute;n administrativa de una penal? Medios y expertos forenses creen que no, al igual que el intento de Abrams para S&amp;P.</p>
<p>&nbsp;</p>
<p><br />
&nbsp;</p>

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades