Zimbabwe: un régimen vesánico que atrae inversores codiciosos

Una elección ganada en segunda vuelta gracias a la intimidación y el fraude no impide que Robert Mugabe sea un mimado de capitales extranjeros. Como los dictadores de Malawi, Sudán, Eritrea, Gabón, ambos Congos, Chad, etc.

<p>Quiz&aacute;s unos pocos empresarios e inversores se tornen m&aacute;s cautos, pero la mayor&iacute;a de quienes apuestan a &Aacute;frica -empezando por China- no sacar&aacute;n dinero, subsidiarias, plantas ni t&eacute;cnicos. Aunque, como sucede en Nigeria, im&aacute;n para petroleras, sean v&iacute;ctimas de una interminable guerra civil.</p>
<p>En el caso de Zimbabwe, la ex Rodesia meridional resulta atractiva -al igual que la cercana Malawi- porque Mugane y sus adl&aacute;teres son en extremo corruptos. Pero eso no impide que la econom&iacute;a local marche relativamente bien, merced a la venalidad sist&eacute;mica del pa&iacute;s (t&iacute;pico rasgo africano).</p>
<p>Por supuesto, los inversores esgrimen un argumento habitual en Latinoam&eacute;rica hace decenios: en el largo plazo, la calidad de esos reg&iacute;menes puede mejorar debido a sus capitales. De hecho, ha ocurrido en Argelia, Egipto, Libia, Marruecos o Senegal. No en el resto del continente y mucho menos en Zimbabwe, donde el opositor Morgan Tsvangarai -ganador real de los comicios- tuvo de abandonar la puja para salvar la vida.</p>
<p>. A tal punto llega la inescrupulosidad de Mugabe que la Uni&oacute;n de Estados Africanos -aun menos democr&aacute;tica que la Opep- opt&oacute; por distanciarse del dictador. Pero en la entidad hay apenas una democracia en serio (Sud&aacute;frica) y algunas relativas (Zambia, Senegal, Tanzania, Kenia).</p>
<p>En lo atinente al sector privado internacional que apuesta a Zimbabwe, hasta ahora no ha abierto la boca. Algunos medios europeos, en cambio, no se privan de subrayar un llamativo contraste: Washington y la prensa conservadora califican de aut&oacute;cratas al venezolano Hugo Ch&aacute;vez o al boliviano Evo Morales. En gran parte de &Aacute;frica ser&iacute;an lujos democr&aacute;ticos.</p>
<p>Por supuesto, sobran argumentos para tolerar a Mugabe. Por ejemplo, un colapso del r&eacute;gimen expulsar&iacute;a gente a Zambia, Mozambique, Botswana y Sud&aacute;frica, donde ya hay violencia &eacute;tnica contra refugiados no zul&uacute;es. El problema amenaza ya a las min&uacute;sculas Swazilandia y Lesotho, virtuales sat&eacute;lites de Pretoria.</p>
<p>&nbsp;</p>
<p>&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades