¿Y si el capitalismo quedó obsoleto?

En The New Capitalist Manifesto Umair Haque dice que el futuro del mundo depende de que lo asuamos bien.

3 septiembre, 2018

Así arranca Umair Haque su controvertido planteo sobre la complejidad de las economías, hoy manejadas por el sistema que llamamos “capitalismo”. La complejidad, escala, alcance y riesgo de los problemas actuales se ha convertido en algo tan grande y tan grave que está a años luz de lo que las débiles capacidades del capitalismo pueden manejar. Es como pedirle a un dinosaurio que realice una microscópica cirugía cerebral.

Edison pudo inventar la bombita eléctrica y luego formar una compañía para venderla. Pero no estamos en 1890 y los desafíos no consisten en reemplazar las velas sino en construir cosas como reactores de fusión enormemente complejos que cuestan muchos miles de millones de dólares y que necesitan   décadas de minuciosa cooperación entre las naciones para nada más que ponerlo en marcha. Esto ya es 2020 y lo que está en juego es nuestro futuro, nuestros nietos, el planeta y tal vez la vida tal como la conocemos, dice Haque, autor de The New Capitalist Manifesto.

El capitalismo ya no puede resolver los problemas de la humanidad y por eso quedó obsoleto. Necesitamos una forma de organizar el esfuerzo humano, la creatividad, la pasión, el tiempo y los sueños. En realidad, el capitalismo es tan obsoleto que se ha vuelto tóxico y apenas nos damos cuenta. Nos está cegando y haciendo creer que los inconvenientes triviales son nuestros mayores problemas.

 

Problemas existenciales

 

¿Cuáles son los problemas existenciales que enfrenta la humanidad? Energía limpia y barata; educación para todos los niños del planeta; empleo, ingresos, ahorros y vivienda para todos; salud; reducir la desigualdad rampante; expandir la democracia. La lista sigue, pero con esto basta para vislumbrar la idea: el capitalismo hace que sea más difícil – y no más fácil — resolver todas estas cosas en esta etapa de la historia humana.

Y eso no es sólo porque exacerba esos problemas con costos escondidos. Es porque nos crea la ilusión de que está solucionando grandes problemas, cuando en realidad se ocupa de los más triviales.

Veamos Facebook: los amigos no son un peligro existencial para la humanidad, los hemos tenido desde tiempos inmemoriales. Pero lo amigos falsos sí podrían serlo.

Pasemos a Amazon: ¿Soluciona un peligro existencial por entregarnos paquetes en horas, minutos y segundos en lugar de al día siguiente? No, a menos que necesitemos un órgano para transplante.

Ahora Google: personalizar los avisos no es nada comparable a aprender a atarnos los cordones de los zapatos en lo que hace al desarrollo de una especie inteligente, ¿o sí?

Y Elon Musk: proyecta enviar multimillonarios a Marte para crear una utopía mientras el planeta Tierra se incendia. ¿En serio?  ¿Alguna de estas cosas tiene algún sentido?

El capitalismo es tan obsoleto hoy como ayer lo fue el feudalismo, como lo fue el tribalismo antes de eso y la ley de la jungla antes de todo eso. Es tan incapaz de hacer frente a las amenazas existenciales que enfrentamos hoy como lo es una bicicleta para llevarnos a la luna.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades