Vuelve a aumentar el desempleo urbano en Estados Unidos

Contra lo previsto por analistas del mercado, creció el número de nuevas solicitudes por desempleo, la semana pasada, al máximo en más de un año. El departamento federal de Trabajo recibió 455.000 pedidos, 1,8% más que la semana previa.

En otras palabras, durante diez semanas el mercado laboral ha estado expulsando mano de obra. Ello significa que, ante la demora del esperado repunte general, las empresas siguen disminuyendo personal como variable de ajuste dominante. Así, en febrero-marzo, el saldo entre gente tomada y despedida llega a casi medio millón, masa que se agrega a los desocupados existentes y explica dos cosas: (1) un índice de desempleo en el máximo desde 1995, (2) la desconfianza de los consumidores en las perspectivas económicas.

“Uno empieza a sospechar que hay serios problemas anteriores, más profundos que la guerra en Irak”, señala William Natcher, de National City Corp., Cleveland. En un plano sectorial, las solicitudes de subsidios aumentaron más en Michigan, Indiana y Luisiana, afectados por cierre de plantas, suspensiones y despidos en la industria automotriz.

Los estadígrafos que suele consultar la agencia Bloomberg se quedaron cortos. El promedio de sus proyecciones indicaba 425.000 nuevos pedidos de subsidios, no 455.000. Una semana antes, los 29 “sabios” habían apostado por 442.000, pero la cifra real fue 447.000.

En otras palabras, durante diez semanas el mercado laboral ha estado expulsando mano de obra. Ello significa que, ante la demora del esperado repunte general, las empresas siguen disminuyendo personal como variable de ajuste dominante. Así, en febrero-marzo, el saldo entre gente tomada y despedida llega a casi medio millón, masa que se agrega a los desocupados existentes y explica dos cosas: (1) un índice de desempleo en el máximo desde 1995, (2) la desconfianza de los consumidores en las perspectivas económicas.

“Uno empieza a sospechar que hay serios problemas anteriores, más profundos que la guerra en Irak”, señala William Natcher, de National City Corp., Cleveland. En un plano sectorial, las solicitudes de subsidios aumentaron más en Michigan, Indiana y Luisiana, afectados por cierre de plantas, suspensiones y despidos en la industria automotriz.

Los estadígrafos que suele consultar la agencia Bloomberg se quedaron cortos. El promedio de sus proyecciones indicaba 425.000 nuevos pedidos de subsidios, no 455.000. Una semana antes, los 29 “sabios” habían apostado por 442.000, pero la cifra real fue 447.000.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades