Una Kennedy será la primera embajadora mujer en Japón

El presidente de EE.UU., Barack Obama, designó por primera vez a una mujer para representar a Washington en Japón: Caroline Kennedy,  quien se convierte en la primera descendiente del ex Presidente John Fitzgerald en seguir sus pasos políticos.

Una de las familias más simbólicas de Estados Unidos recrea su continuidad en la esfera del poder de Washington merced a la designación que acaba de concretar Obama de la hija de quien desde 1961 fuera mandatario hasta su asesinato en Dallas dos años después, y nieta de Joseph, también fue embajador en Reino Unido entre 1938 y 1940.  

En las últimas elecciones, su primo ‘Joe’ había consolidado la permanencia de la cuarta generación de esta dinastía en el Congreso, al convertirse en representante por el Estado de Massachusetts. A los 55 años, junto a su tío Ted, histórico senador demócrata fallecido en 2008, habían impulsado el apoyo familiar al entonces candidato Obama.

Ocurrió a comienzos de la campaña electoral demócrata y Caroline pasaría a ser asesora de la apuesta de Obama, puesto que repetiría en las presidenciales de 2012.

A pesar de que se había mantenido al margen de la política hasta entonces, Caroline apostaría por el puesto de senadora -por el Estado de Nueva York- que dejó libre Hillary Clinton al convertirse en secretaria de Estado de la Administración Obama, pero abandonaría poco antes de las primarias, especula la edición americana de El País.

Madre de tres hijos y casada con el diseñador Edwin Schlossberg, esta abogada Kennedy -titulada en la Universidad de Harvard y en la Universidad de Columbia-, que ha publicado varios libros y a lo largo de su carrera ha dirigido y participado en la gestión de varias fundaciones vinculadas con los derechos civiles en EE.UU., no había ocupado por tanto ningún puesto político a lo largo de su carrera hasta su nombramiento como la próxima embajadora de EE.UU. en Japón

Pero también desde la óptica de la política exterior estadounidense, la confirmación de Kennedy para el cargo, a pesar de que había sido adelantada hace varios meses, supone el reconocimiento de EE.UU. hacia Japón y un gesto de lealtad hacia uno de sus grandes aliados, con el que además puede reforzar sus diferentes apuestas en la región.

Grandes figuras de la política estadounidense como los senadores Mike Mansfield y Howard Baker, vicepresidentes o portavoces de la Cámara de Representantes, como fue Tom Foley, fueron los ilustres antecesores de la Kennedy que acaba de ingresar por la puerta grande en la política de su país.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades