Turismo hacia los EE.U: celebrar un nuevo comienzo

Se dio un paso gigante paso adelante para acelerar la recuperación de la industria de viajes que, solo este año y por simple eliminación de este requisito, 5.4 millones de visitantes internacionales adicionales llegarán al país del norte y dejarán en gastos de viaje unos U$S 9 mil millones extras.

8 agosto, 2022

El cierre del 53º International Pow Wow, el primero con todos los atributos
después de la dilatada pandemia, no pudo ser más auspicioso. A menos de 24
horas del espectacular cierre del IPW 2022 en Universal·s Island of
Adventure, y cuando aún la mayor parte de los 4.800 asistentes de todo el
mundo al principal evento de turismo de los Estados Unidos no habían
abandonado los límites de Orlando, la Administración de Joe Biden
comunicaba la eliminación de todos los requisitos de prueba previa para los
viajeros aéreos entrantes a los Estados Unidos.
Seguramente, si el anunció se hubiera conocido un día antes, habría generado
un tremendo aplauso que habría hecho temblar las paredes del Orange County
Convention Center, sede del encuentro.
Recién para 2023 los pronósticos hablaban de llegadas internacionales
equivalentes al 82% de los niveles previos a la pandemia en tanto que habrá
que esperar al 2025 para que los arribos vuelvan a los niveles de 2019.
Pero para el 2026, las estimaciones ya trepan a 90 millones de visitantes
internacionales que, según los pronósticos oficiales, gastarán casi U$S 300 mil
millones de dólares al año en el país.
“El levantamiento de los requisitos de las “pruebas previas” fue una pieza
central de los esfuerzos de promoción de U.S. Travel y un tema importante de
discusión en el IPW Orlando 2022. El anuncio de su levantamiento se produjo
después de esfuerzos incansables, constantes y coordinados para enviar un
mensaje claro a la Administración”, dijo en su mensaje de despedida a la
prensa Malcolm Smith, General Manager de IPW, cuando la decisión del
Presidente Biden había tomado estado público.
La edición 53 del IPW, que se realizó entre el 4 y el 8 de junio en Orlando,
llegó dos años después de los cierres por la pandemia justo para “celebrar un
nuevo comienzo”, como sintetizaron sus organizadores, las autoridades de la
U.S. Travel Association, entidad que representa a todos los sectores de la
industria del turismo local, y su principal sponsor, Brand USA.
A diferencia de las típicas ferias de turismo europeas (FITUR, ITB, WTM,
BIT, etc.) y latinoamericanas (FIT, ABAV, Anato, etc.), el IPW con sus stands
lineales y casi uniformes apuntan más que a generar un impacto visual, a crear
un clima de negocios cara a cara, apoyado por un intenso intercambio pre

agendado al que son sometidos tanto compradores como vendedores y hasta
periodistas. Un evento, 100% para profesionales, que en esta edición reunió en
el Orange Country Convention Center, el segundo complejo de convenciones
de Estados Unidos en tamaño (después del McCormick Place de Chicago) a
4.800 profesionales procedentes de más de 60 países, incluyendo 500
periodistas e influencers. Un coloso de 650 mil m² distribuidos en dos
edificios que recibe un promedio de 200 eventos anuales que aportan US$ 3
mil millones a la economía local.
Orlando es, de hecho, la sede que desde el lanzamiento del IPW, allá por 1969
en Nueva York, más ediciones recibió. Lo que no es extrañó teniendo en
cuenta que se trata de uno de esos destinos en el mundo que vive por y para el
turismo y que más turistas recibe anualmente.
IPW 2022: La Reconstrucción:
Es natural que, en esta oportunidad, la edición 53º del IPW estuviera marcada
por el desafío de reconstruir al sector después del duro e inesperado golpe del
Covid-19. Los números son más que elocuentes: en 2019 los visitantes
internacionales inyectaron en la economía estadounidense US$ 233,5 mil
millones, más que en cualquier otro país. Pero en 2020 los arribos cayeron un
76%; y en 2021 la recuperación apenas alcanzó un 15%.
Fue entonces cuando se encendieron todas las alarmas y la U.S. Travel
Association, la entidad responsable de organizar el IPW, por lo tanto, de
generar turismo receptivo, alineó todas sus herramientas para encontrar vías de
recuperación para una actividad que genera 11 millones de puestos de trabajo.
Su presidente y director ejecutivo, Roger Dow, no solo destacó la importancia
del IPW en la restauración de los viajes entrantes a los Estados Unidos, sino
que reclamó a las autoridades nacionales al comienzo del evento “eliminar las
barreras que persisten, incluido el requisito de prueba previa a la salida para
los viajeros aéreos vacunados entrantes a los Estados Unidos, como ya lo
habían hecho más de 40 países, y reducir los excesivos tiempos de espera para
las entrevistas de visas de visitantes”. El primer deseo, por lo pronto, se
cumplió apenas 72 horas después.
Una gran satisfacción para Dow, que se estaba despidiendo no solo del IPW
de Orlando, sino también de la presidencia y la dirección general de la
Asociación de Viajes de EE. UU. después de haber encabezado 17 IPW. Adiós
que generó una catarata de homenajes y una interminable lista de
agradecimientos.
El otro gran protagonista desde hace 10 años en el armado de los IPW es
Brand USA, entidad creada durante la Administración Obama con la misión
de impulsar la economía y mejorar la imagen del país en todo el mundo.  Su
presidente y CEO desde entonces, Christopher Thompson, adelantó en su
conferencia de apertura la previsión de llegadas internacionales, estimadas en

52 millones de personas que visitarán Estados Unidos en 2022 (un 144% más
que en 2021), en tanto que 68 millones lo harán en 2023 (un 30% más que en
2022).
Otros datos estadísticos que confirman el impacto del IPW en la economía de
los Estados Unidos y la ciudad anfitriona, son los que anticipan que el evento
y sus más de 100 mil citas de negocios en tres días entre proveedores y
compradores, habrán de generar durante los próximos tres años 5.500 millones
de dólares en reservas directas, más de 11 millones de visitantes
internacionales,  83.000 puestos de trabajo, U$S3,7 mil millones de ingresos
fiscales entre federales, estatales y locales, y U$S8.100 millones en sueldos y
salarios.
El Subsecretario de Industria y Análisis del Departamento de Comercio de los
Estados Unidos, Grant T. Harris, se unió a Thompson en el escenario para
presentar la nueva Estrategia Nacional de Viajes y Turismo del país. Programa
que tiene como objetivo mejorar la posición competitiva de los Estados
Unidos para atraer visitantes internacionales y aumentar los viajes y el turismo
para promover el crecimiento económico y la creación de empleo durante los
próximos cinco años.
“La importancia de la industria de los viajes y el turismo para la economía de
la nación y su salud y bienestar general no se puede subestimar”, dijo el
subsecretario Harris. “El lanzamiento de la Estrategia Nacional de Viajes y
Turismo 2022 de la secretaria de Comercio Gina Raimondo subraya el apoyo
de la Administración Biden-Harris a la industria de viajes y turismo y su
fuerza laboral. El importante trabajo que están haciendo las agencias federales
en conjunto con Brand USA y el sector privado está dirigido directamente a
restablecer el turismo internacional entrante como la potencia económica que
ha sido durante mucho tiempo para los Estados Unidos”.
Los pronósticos de viajes internacionales actualizados hablan de 65 millones
de llegadas en 2023, un 82% de los niveles previos a la pandemia. También
que recién en 2025 las llegadas volverán a los niveles de 2019.
Sin embargo, los objetivos son mucho más ambiciosos, como dijo el
subsecretario Harris. “Con el trabajo conjunto del gobierno y el sector
privado, confiamos en que se logrará el objetivo de darle la bienvenida en
2026 a 90 millones de visitantes internacionales que gastarán $279 mil
millones anuales mientras nos visitan”.
Para Thompson, el marco de recuperación incluye tres tareas de
comunicación: “demostrar que estamos listos, dar la bienvenida al mundo y
atraer y convertir”.
 Los nuevos datos publicados por el Consejo Mundial de Viajes y
Turismo (WTTC) y su socio ForwardKeys algunas semanas después del
cierre del IPW sobre las tendencias de reserva de vuelos internacionales
confirman que la tan esperada recuperación del gasto de los viajeros
internacionales en los EE.UU. finalmente está en marcha.

 Según la investigación, los viajeros entrantes están regresando en masa
después que el gobierno eliminó el requisito de la prueba COVID antes
de la entrada.
 Pero si bien los datos de ForwardKeys muestran que las reservas
aumentaron un 93 % durante las últimas seis semanas en comparación
con el mismo período del año pasado, el gasto internacional en los EE.
UU. aún está por detrás de otros destinos y confirman que recién en tres
años se alcanzarán los niveles previos a la pandemia.
“El aumento en las reservas entrantes valida la decisión del gobierno de los EE.
UU. de aliviar las restricciones de viaje eliminando las pruebas para los
visitantes, algo que otras economías hicieron hace mucho tiempo”, dijo Julia
Simpson, presidenta y directora ejecutiva de WTTC.
“La mejora año tras año es prometedora, pero aún queda camino por recorrer
para viajar a los EE. UU. Al ritmo actual de recuperación, el gasto de los
visitantes internacionales no alcanzará los niveles previos a la pandemia hasta
2025”.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades