Tras la fiesta inaugural, Obama afronta una agenda ingrata pero insoslayable

Sin duda, el presidente empezó a actuar en pocas horas. Reunió los equipos político y económico. Inició el desmantelamiento de Guantánamo, aceleró el retiro de Irak y encara un banco estatal para tomar activos tóxicos.

No tenía otro remedio que moverse rápido, debido a algo que subrayó ente el propio George W. Bush: el catastrófico legado de sus ocho años. En síntesis la cadena de desastres iniciada en 2007 con el hipotecario y que ahora culmina en una crisis sistema que golpea las economías centrales.
<p>&nbsp;</p>
<p> Por otro &aacute;ngulo, Obama apura la evacuaci&oacute;n de Irak y se centra en Afganist&aacute;n, donde la coalici&oacute;n encabezada por Estados Unidos pueden darse de bruces con las mismas tribus que derrotaron a los persas en el siglo XVIII, a los ingleses en el XIX y a los sovi&eacute;ticos en el XX. Esto sin tener presente un posible vuelto de Al-Qa&rsquo;eda &ndash;aliada de los talib&aacute;n- hacia la guerra qu&iacute;mica, si los ensayos reci&eacute;n detectados en Argelia se confirman.</p>
<p> Ese tipo de excesos tiene un costado positivo: gran parte del mundo musulm&aacute;n &ndash;sunn&iacute; o shi&rsquo;i- no comulga con ellos. Especialmente porque ya los hab&iacute;a empleado Saddam Huss&eacute;in contra iran&iacute;es (1980/8) y kurdos (1990/1). O sea, gente del Islam, no infieles. Paralelamente, es sugestivo que sus primeras llamadas telef&oacute;nicas fuesen a Ab&uacute; Maz&eacute;n (gobierno palestino) y Ehud Olmert (su par israel&iacute;), en ese orden.</p>
<p><strong> Banqueros en capilla</strong></p>
<p> Por supuesto, la idea de un banco oficial capaz, eventualmente, de intervenir en el sector privado, genera inquietudes en amplios segmentos del negocio. No s&oacute;lo en EE.UU., sino tambi&eacute;n en Gran Breta&ntilde;a, una econom&iacute;a de segundo orden m&aacute;s atada a la norteamericana que a las europeas.</p>
<p> Para comenzar, el banco de Inglaterra ha inyectado unos US$ 28.000 millones en Royal Bank of Scotland y, no obstante, la entidad calcula p&eacute;rdidas por US$ 39.000 millones en 2008. Para seguir, Lloyd&rsquo;s Bank recibi&oacute; US$ 23.800 millones.</p>
<p> Para acabar, Barclay&rsquo;s esta gestionado el auxilio gubernamental. Esto significa que el BdeI tiene 70% de RBS y 43% de Lloyd&rsquo;s. Ahora, ambos bancos y sus colegas norteamericanos tratan de no terminar totalmente estatizados. No &ldquo;nacionalizados&rdquo;, como insisten los anglosajones, pues es algo muy distinto. </p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades