Sorpresas en EE.UU.: más ventas minoristas y confianza de consumidores

Contra lo esperado, en marzo las ventas minoristas repuntaron 2,1% (1,3% en febrero). A su vez, el índice de confianza entre consumidores sube a 83,2 puntos. Los expertos, que anticipaban 79, hablan de “desborde eufórico por lo de Irak”.

Las ventas minoristas, según el departamento federal de Comercio, totalizaron el mes pasado US$ 311.500 millones y su avance ha sido el más pronunciado desde octubre de 2001. Pero, excluyendo automotores y materiales de construcción, el alza queda en 1,1%, contra una baja de 0,6% en febrero y expectativas de un aumento similar en marzo. En esos dos sectores, el repunte representa compras y obras postergadas durante un largo período de neviscas, tormentas y otros rigores invernales.

También en marzo, se perdieron más puestos laborales y la confianza del público cedió al mínimo en diez años. De ahí que, ante la súbita reacción de este indicador en abril (7,2%, contra estimaciones de 2%), los analistas hablen de “desborde eufórico”, debido a un triunfo tan rápido en la guerra iraquí.

En efecto, el cálculo preliminar difundido por la universidad de Michigan señala que el índice de confianza saló de 77,6 puntos en marzo a 83,2 en abril y es el mayor desde diciembre. Es el primer termómetro del clima público luego de la toma de Bagdad, por lo cual las serias dudas creadas en torno de la posguerra no afectaron la muestra.

Poco antes de conocerse los datos anteriores, Wal-Mart Stores, JC Penney y otras cadenas minoristas señalaban que las ventas de marzo fueron flojas. En parte, por el efecto psicológico de la guerra. En parte, porque semana santa cae este año en la segunda quincena de abril. Salvo Wal-Mart, el sector optó por reducir estimaciones preliminares de ventas y utilidades para todo el primer trimestre y, por extensión para el semestre. El gigante logró elevar 0,7% los ingresos de marzo, respecto de un año antes, pero es el menor aumento en más de dos años. Las ventas de PC Penney cayeron 5,5% y las de AnnTaylor Stores –ropa femenina- se derrumbaron 8,2%.

Target Corporation, Barnes & Noble y JC Penney figuran entre las firmas cuyas ganancias no llegaron a las cotas previstas o que afrontan pérdidas por bajas ventas. En general, Wal-Mart y otras cadenas tienen dificultades para estimar la evolución del corriente mes, no ya por la guerra sino porque los consumidores siguen pesimistas respecto de la economía real y el empleo. Como se ve, hay contrastes entre las estadísticas oficiales o el índice de la universidad de Michigan y los resultados de las cadenas minoristas.

Las ventas minoristas, según el departamento federal de Comercio, totalizaron el mes pasado US$ 311.500 millones y su avance ha sido el más pronunciado desde octubre de 2001. Pero, excluyendo automotores y materiales de construcción, el alza queda en 1,1%, contra una baja de 0,6% en febrero y expectativas de un aumento similar en marzo. En esos dos sectores, el repunte representa compras y obras postergadas durante un largo período de neviscas, tormentas y otros rigores invernales.

También en marzo, se perdieron más puestos laborales y la confianza del público cedió al mínimo en diez años. De ahí que, ante la súbita reacción de este indicador en abril (7,2%, contra estimaciones de 2%), los analistas hablen de “desborde eufórico”, debido a un triunfo tan rápido en la guerra iraquí.

En efecto, el cálculo preliminar difundido por la universidad de Michigan señala que el índice de confianza saló de 77,6 puntos en marzo a 83,2 en abril y es el mayor desde diciembre. Es el primer termómetro del clima público luego de la toma de Bagdad, por lo cual las serias dudas creadas en torno de la posguerra no afectaron la muestra.

Poco antes de conocerse los datos anteriores, Wal-Mart Stores, JC Penney y otras cadenas minoristas señalaban que las ventas de marzo fueron flojas. En parte, por el efecto psicológico de la guerra. En parte, porque semana santa cae este año en la segunda quincena de abril. Salvo Wal-Mart, el sector optó por reducir estimaciones preliminares de ventas y utilidades para todo el primer trimestre y, por extensión para el semestre. El gigante logró elevar 0,7% los ingresos de marzo, respecto de un año antes, pero es el menor aumento en más de dos años. Las ventas de PC Penney cayeron 5,5% y las de AnnTaylor Stores –ropa femenina- se derrumbaron 8,2%.

Target Corporation, Barnes & Noble y JC Penney figuran entre las firmas cuyas ganancias no llegaron a las cotas previstas o que afrontan pérdidas por bajas ventas. En general, Wal-Mart y otras cadenas tienen dificultades para estimar la evolución del corriente mes, no ya por la guerra sino porque los consumidores siguen pesimistas respecto de la economía real y el empleo. Como se ve, hay contrastes entre las estadísticas oficiales o el índice de la universidad de Michigan y los resultados de las cadenas minoristas.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades