Sigue la disputa azucarera

La Argentina y Brasil continúan negociando el marco arancelario de ese producto dentro del Mercosur.

26 septiembre, 2000

Representantes de Brasil y la Argentina se reunieron el lunes en un nuevo intento por despejar la disputa en torno al comercio azucarero, uno de los conflictos más antiguos del Mercosur.


La reunión de la comisión ad hoc pretende encontrar un punto de encuentro entre los mayores socios de la unión aduanera para incluir el endulzante dentro de los acuerdos del bloque comercial sudamericano, con un PBI agregado de un billón de dólares.

El diferendo en torno al azúcar data de cinco años atrás, lo que lo convierte en uno de los conflictos más antiguos del Mercosur, que tiene otros puntos conflictivos como automóviles, pollos, lácteos y acero.

La disputa se originó en el reclamo brasileño contra la Argentina por la aplicación de una tarifa de 20% sobre la importación de azúcar, lo que protege la producción de sus estados de Jujuy, Salta y Tucumán. Nuestro país justificó la medida por el programa brasileño de subsidios Proalcol, que abarata la producción de caña de azúcar destinada al alcohol.

Representantes de Brasil y la Argentina se reunieron el lunes en un nuevo intento por despejar la disputa en torno al comercio azucarero, uno de los conflictos más antiguos del Mercosur.


La reunión de la comisión ad hoc pretende encontrar un punto de encuentro entre los mayores socios de la unión aduanera para incluir el endulzante dentro de los acuerdos del bloque comercial sudamericano, con un PBI agregado de un billón de dólares.

El diferendo en torno al azúcar data de cinco años atrás, lo que lo convierte en uno de los conflictos más antiguos del Mercosur, que tiene otros puntos conflictivos como automóviles, pollos, lácteos y acero.

La disputa se originó en el reclamo brasileño contra la Argentina por la aplicación de una tarifa de 20% sobre la importación de azúcar, lo que protege la producción de sus estados de Jujuy, Salta y Tucumán. Nuestro país justificó la medida por el programa brasileño de subsidios Proalcol, que abarata la producción de caña de azúcar destinada al alcohol.

Compartir:
Notas Relacionadas
Revista Mercado