Se profundiza el acercamiento ruso a Turquía y Asia central

Los móviles son el plan nuclear iraní y la reapertura de la actividad petrolera en Irak. En septiembre, los presidentes Abdullah Gül y Dmitri Miedvyédiev tienen mucho que discutir, aunque occidente persista en no ver a Angora como potencia local.

2 septiembre, 2010

<p>Por cierto, Turqu&iacute;a no es Rusia, China, India ni Brasil. Pero, para Mosc&uacute;. Resulta clave en un proceso por el cual Vlady&iacute;mir Putin &ndash;poder tras en trono- busca recobrar influencia en la ex Uni&oacute;n Sovi&eacute;tica. Ese &aacute;mbito abarca, entre otras, las rep&uacute;blicas musulmanas pedro laicas del C&aacute;ucaso y Asia central, tres de las cuales son petroleras y cinco hablan lenguas turcomanas. <br />
<br />
Turqu&iacute;a viene de una &ldquo;burbuja post otomana&rdquo; de noventa a&ntilde;os. Los herederos de Mustaf&aacute; Kemal (&Auml;tat&uuml;rk) aprovecharon el colapso sovi&eacute;tico para ocuparse de Azerbaidy&aacute;n, Kazajst&aacute;n, T&uuml;rkmenist&aacute;n, Kirghist&aacute;n y Uzbekist&aacute;n. Pero, ahora, Angora y Mosc&uacute; tienen suficientes incentivos para trabajar juntos en Eurasia.<br />
Vista desde el oeste, o sea el Pent&aacute;gono, Rusia es un estado estrat&eacute;gicamente vulnerable, sin barreras para invasores. Pero su flanco europeo no convalida esa&nbsp; ingenuidad: desde el siglo XIII, polacos, suecos, franceses y alemanes se han estrellado contra la ciudadela moscovita. S&oacute;lo los mongoles y los otomanos subyugaron partes del imperio ruso durante lapsos m&aacute;s o menos prolongados. <br />
<br />
Pero existe un problema interno heredado de tsares y&nbsp; soviets: las minor&iacute;as &eacute;tnicas. El gobierno central sostiene que alrededor de 80% de sus 170 millones de habitantes son rusos &eacute;tnicos. Esta cifra, empero, comprende gente definida s&oacute;lo por el idioma m&aacute;s frecuente en su vida diaria, el ruso. <br />
<br />
Salvo Chechenia, las minor&iacute;as &ndash;especialmente isl&aacute;micas- no sufren menos crecimiento vegetativo desde 1990, como los rusos. Este factor puede crearle dificultades a Mosc&uacute; y, por ello, los estrategas militares occidentales sue&ntilde;an con &ldquo;una bomba de tiempo demogr&aacute;fica&rdquo; y explican que Rusia es potencia ascendente en el corto plazo, pero decl&iacute;nate en el largo. China, Jap&oacute;n e India no piensan lo mismo. <br />
<br />
Sin duda, Rusia goza de una gran ventaja coyuntural: quien debiera garantir la seguridad de algunos vecinos suyos, Estados Unidos, est&aacute; trabado en otros frentes. Sus ej&eacute;rcitos reci&eacute;n comienzan a abandonar Irak, pero rumbo a algo quiz&aacute; peor, una guerra en Afganist&aacute;n-Pakist&aacute;n. Eso explica que Barack Obama intente&nbsp; reacercarse al shi&iacute; Ir&aacute;n, amigo de Turqu&iacute;a y enemigo de una alianza sunn&iacute;, talib&aacute;n/al-Qa&rsquo;eda.<br />
<br />
La situaci&oacute;n turca es opuesta. Tras la disoluci&oacute;n del imperio Otomano (1918/22), qued&oacute; reducida a su n&uacute;cleo anat&oacute;lico, virtualmente invulnerable. Rodeada de agua por tres lados, domina el paso del Mediterr&aacute;neo al mar Negro. Durante la guerra fr&iacute;a, Turqu&iacute;a apel&oacute; a la Organizaci&oacute;n del Tratado Atl&aacute;ntico (OTAN) como escudo ante la URSS, con la cual limitaba en el C&aacute;ucaso y los Balcanes.&nbsp;&nbsp; <br />
<br />
En lo tocante a los pa&iacute;ses lim&iacute;trofes &aacute;rabes (Siria, Irak), hace rato han olvidado el dominio otomano hasta el golfo P&eacute;rsico y Yem&eacute;n. La otra potencia local, Ir&aacute;n, es aliado de Siria, pero su car&aacute;cter de metr&oacute;poli shi&iacute; lo aleja de las monarqu&iacute;as sunnitas. En cuanto a Irak, una vez desocupado&nbsp; la mayor&iacute;a shi&iacute; controlar&aacute; Bagdad, pero los kurdos seguir&aacute;n en el norte y ser&aacute;n claves para los planes en la Mesopotamia.<br />
<br />
Mientras tanto, la Organizaci&oacute;n del Tratado Nortl&aacute;ntico ya no es &uacute;til para casi nadie. Con la apertura de mercados en la ex URSS, Angora se encuentra de pronto al frente de cinco rep&uacute;blicas. Esta &ldquo;cartera&rdquo; le permite&nbsp; abandonar la obsesi&oacute;n por entrar en la Uni&oacute;n Europea.</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades