¿Se harán las elecciones en Neuquén?

En la elección del domingo 26 de abril se pondrá en juego la continuidad en el poder de uno de los partidos subnacionales más longevos y exitosos del país: el Movimiento Popular Neuquino. 

María Esperanza Casullo, docente e investigadora de la Universidad Nacional de Río Negro, investigadora invitada de Cuadernos Electorales, explicó la parte de la serie Cuaderno Electorales de Neuquén, que se celebrará este domingo.

El Movimiento Popular Neuquino surgió en los años de la proscripción peronista como una etiqueta local con el sólo fin de permitir a los líderes peronistas neuquinos la participación en las elecciones: del PJ provenían sus dirigentes originales, incluidos a sus fundadores, los hermanos Felipe y Elías Sapag.

 

Sin embargo, la característica única del MPN es que esta identidad provincial provisional se transformó con el tiempo en un partido orgánico.

 

Tanto se afianzó que en 1973 Felipe Sapag pudo desafiar la autoridad del propio Perón, quien demandaba que el MPN volviera al peronismo y finalmente derrotar con el sello provincial al candidato a gobernador designado por el PJ nacional.

 

Así, desde la década del setenta el MPN ha hegemonizado la política provincial.

 

Desde entonces el MPN ha ganado todas las elecciones para gobernador, ha mantenido un bloque pequeño pero crucial de votos en el Congreso y se ha institucionalizado hasta transformarse en uno de los partidos con más solidez interna el país. La elección del 26 de abril combinará factores habituales y novedosos; de cómo se dirima la dialéctica entre ellos surgirá el resultado.

 

Por el lado de lo habitual, desde 1963 el MPN no ha perdido ninguna elección a gobernador, su maquinaria electoral parece intacta (por caso, el MPN tiene algo más de 100.000 afiliados sobre un poco más de 400.000 electores provinciales y en sus últimas internas abiertas no obligatorias participaron más de 110.000 personas); y todos los sondeos previos y la mayoría de los analistas que siguen la política provincial señalan que el MPN llega al 26 de abril con ventaja.

 

Sin embargo, hay factores que pueden estar señalando un escenario novedoso para el próximo domingo: en las últimas dos elecciones a gobernador el MPN no logró superar el 48% de los votos totales y partidos opositores gobiernan las principales ciudades de la provincia (el FPV o sus aliados gobiernan Zapala, Cutral Co, Centenario y San Martín de los Andes; el hoy macrista Horacio Quiroga gobierna la numéricamente importante ciudad de Neuquén.)

 

Por otra parte, esta será la primera elección desde 1991 sin un miembro de la familia Sapag en la fórmula.

Los candidatos

Esta elección está marcada a fuego por un dato: la no posibilidad de reelección del actual gobernante Jorge Sapag por haber éste cumplido sus dos períodos establecidos en la Constitución.

 

Frente a esto el MPN resolvió la sucesión como lo viene haciendo desde 1991: con una elección interna competitiva. (Aunque Neuquén no tiene una ley de Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, el MPN sí tiene una larga tradición de internas competitivas para todos los cargos electivos.)

 

En estas internas, la línea sapagista impuso cómodamente al joven ministro de Economía de la provincia, Omar Gutiérrez, frente a Jorge Sobisch.

 

De ganar Gutiérrez será esperable una continuidad con las líneas básicas del gobierno actual, incluyendo la histórica “independencia con negociación” con gobierno nacional y la apuesta a la actividad petrolera, así como el pragmatismo o centrismo ideológico. Empero, Gutiérrez tiene un perfil más liberal que el actual mandatario, al cual debe su ascenso. Segundo aparece en las encuestas Ramón Rioseco, el candidato del FPV. Rioseco es un ex-dirigente piquetero y el actual intendente de Cutral Có.

 

Muy popular en su ciudad, Rioseco no es sin embargo un dirigente orgánico del PJ provincial y su candidatura con el FPV fue negociada luego de algunos coqueteos con el massismo y con el PRO.

 

A pesar de esto, el perfil popular y social de Rioseco son un buen complemento al kirchnerismo provincial.

 

El domingo 26 contará con el apoyo de varios intendentes de ciudades importantes y con su considerable carisma; no ha logrado hasta ahora la ansiada foto con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ya que, es de suponer, el gobierno nacional tampoco vería con malos ojos otra victoria del MPN que en el Congreso ha funcionado casi como aliado. Rioseco se presenta como opositor al MPN y como un apoyo orgánico al gobierno nacional. Tercero según la encuestas (y según las dos elecciones a intendente que se realizaron hasta ahora en Chos Malal y Zapala, en donde sus candidatos tuvieron un papel muy pobre) se encuentra Horacio Quiroga, intendente de la ciudad de Neuquén Capital y principal aliado de Mauricio Macri en la provincia.

 

Quiroga enarbola un discurso radicalmente opositor tanto hacia el gobierno de Jorge Sapag como hacia el de Cristina Fernández de Kirchner, a pesar de haber sido, paradójicamente, el candidato a gobernador del kirchnerismo en 2007 como representante de los llamados “radicales k”.

 

Mucho más liberal y promercado en su discurso que los dos candidatos anteriores, Quiroga parece no haber podido traducir su buena imagen en su ciudad de Neuquén en una red de apoyos en el interior de la provincia y aquí radica su principal debilidad. Se suman a estos candidatos los del Frente Popular, el Partido Socialista en alianza con la Coalición Cívica y el ARI y los de tres partidos de izquierda; todos ellos parecen estar lejos de tener un gran impacto electoral. En definitiva: la campaña se dispone a entrar en el último tramo como una competencia reñida entre el MPN y el FPV.

 

El debate programático está hegemonizado por tres temas: como situar la relación con el gobierno nacional (los y las votantes optarán entre un perfil claramente opositor, uno de independencia y negociación y uno de alineamiento), cómo desarrollar la provincia a partir de la explotación de Vaca Muerta y cómo manejar el impacto de la baja del precio de barril de petróleo.

 

Sin embargo, la ausencia de grandes discusiones queda reflejada en la nube de contenidos de los candidatos y candidatas, en donde los temas parecen no repetirse entre las diferentes campañas.

 

Omar Gutiérrez enfatiza “Neuquén”, Ramón Rioseco “mejor” y Horacio Quiroga “Neuquén cambia”; hay pocos tópicos debatidos entre todas las campañas. Esto señala que, en definitiva, este domingo la elección se trata más que nada de ratificar o no la existencia misma del MPN como partido de gobierno. *.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades