Rusia, a la vanguardia de una revolución hídrica

Las enormes reservas de agua dulce en los caudalosos ríos siberianos podrían usarse, desviándolos, para irrigar cultivos de cereales y otros insumos agrícolas. Pero el esquema puede tener efectos y complicaciones en otros lugares del planeta.

24 febrero, 2009

<p>La idea original era un sue&ntilde;o sovi&eacute;tico: modificar cursos fluviales eurasi&aacute;ticos para que desembocasen en Asia central (lagos Aral, Baikal, Balkash), los mares Caspio, Negro y Ojotsk. Esto tornar&iacute;a f&eacute;rtiles inmensos territorios. Hoy, semejante proyecto deber&iacute;a coordinarse con Kazajst&aacute;n y otros estados musulmanes de habla turca.<br />
<br />
Una forma actualizada del esquema ha sido propuesta d&iacute;as atr&aacute;s por Yuri Luzhkov, intendente de Mosc&uacute;. Entre los nuevos objetivos figura la venta de agua &ndash;un recurso cada d&iacute;a m&aacute;s escaso o costoso en buena parte del mundo- a los pa&iacute;ses petroleros vecinos al sur, hasta el golfo P&eacute;rsico. Otra variante ser&iacute;a desviar r&iacute;os al Atl&aacute;ntico nororiental.<br />
<br />
Algunos ecologistas han puesto el grito en el cielo. M&iacute;jail Kreindlin (Greenpeace rusa) lo tacha de &ldquo;locura criminal&rdquo;. Otros t&eacute;cnicos son m&aacute;s cautos y hay quienes creen que la&nbsp; iniciativa puede evitarle a Europa occidental otra era glacial. Por cierto, el efecto invernadero est&aacute; elevando la proporci&oacute;n de agua dulce en el Atl&aacute;ntico norte y el &Aacute;rtico.<br />
<br />
Ese factor tiende a disminuir o interrumpir la corriente del golfo, que sale del Caribe mexicano para entibiar las costas norteamericanas y noreuropeas. Como se sabe, la &ldquo;pen&iacute;nsula occidental&rdquo; de Eurasia mantiene temperaturas invernales suaves por la &ldquo;circulaci&oacute;n termohalina&rdquo;, o circulaci&oacute;n convectiva que afecta de modo global al consunto de los oc&eacute;anos. . Las aguas tropicales van rumbo al Atl&aacute;ntico septentrional y al &Aacute;rtico oriental. Al enfriarse, se hacen m&aacute;s saladas y densas, para volver por el fondo marino al golfo de M&eacute;xico.<br />
<br />
Por cierto, el calor transportado genera una masa de energ&iacute;a capaz de cubrir cien veces la demanda del planeta, cuando exista la tecnolog&iacute;a necesaria. La corriente, pues, entibia el noroeste de Eurasia y evita edades glaciales. Dos estudios brit&aacute;nicos muestran que hay reducciones de hasta 30% en la corriente tropical y, alrededor del polo norte, las columnas fr&iacute;as hacia el fondo marino se han reducido de siete/trece a dos anuales.<br />
<br />
Por otra parte, los r&iacute;os siberianos vuelcan al &Aacute;rtico unos 400 km3 anuales. Este volumen ha aumentado de 7% -fuentes occidentales- a 30% (cifras rusas) en setenta a&ntilde;os, de 1936 a 2005. Dicho de otra forma, el flujo h&iacute;drico fluvial, desviado fuera del mar polar, compensar&iacute;a el d&eacute;ficit de la corriente tropical o la &ldquo;endulzar&iacute;a&rdquo;.&nbsp;&nbsp; <br />
&nbsp;&nbsp; </p>
<p>&nbsp;</p>

Notas Relacionadas
Tapa octubre 2019

Suscripción Digital

Tapa octubre 2019

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades