Rodríguez Larreta despide el año de los superávits

El Gobierno de la Ciudad cerró la primera mitad del año con unresultado financiero superavitario, pero con una fuerte caída respecto de 2014 que refuerza la previsión deficitaria ya expresada en el Presupuesto, según ASAP.

11 septiembre, 2015

El superávit en el segundo trimestre de 2015 fue de $1.575,8 millones, producto de ingresos que alcanzaron los $37.797,7 millones y de gastos que totalizaron $36.221,9 millones.

 

Dado que por Intereses de la Deuda Pública se devengaron $840,5 millones, el Resultado Primario fue positivo en $2.416,2 millones.

 

Estos números marcan un deterioro de las cuentas públicas con respecto a lo registrado en el mismo período del ejercicio anterior, con una caída del 46,6% interanual para el superávit primario y del 59,9% para el financiero.

 

De esta manera, se refuerza la previsión deficitaria ya expresada en el Presupuesto, tal como viene ocurriendo desde 2011.

 

La recaudacióndel GCBA en el primer semestre ascendió a $37.797,7 millones, un 24,2% más que en el mismo período de 2014. Este importe marca una aceleración en el flujo de recursos porteños, luego de una prolongada caída en la tasa de crecimiento, que en el primer trimestre había llegado a su mínimo en dos años y medio (21,2% respecto al primer trimestre de 2014).

 

En el segundo trimestre, el aumento fue del 26,4%, y en el acumulado de los últimos doce meses llegó al 28,3%, según el informe de ejecución del presupuesto del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que elabora la Asociación Argentina de Presupuesto.

 

El total del incremento en el semestre fue de $7.376,6 millones, de los cuales el 55,2% fue aportado por el Impuesto Sobre los Ingresos Brutos. También fueron importantes, aunque muy lejos del ISIB, el aporte al crecimiento de la Coparticipación Federal de Impuestos, con un 12,3%; el Impuesto Inmobiliario, con el 10,1%; el Impuesto Automotor, con el 8,6%; y el Impuesto a los Sellos, con el 8,0%.

 

El resto de los recursos combinados aportó el 5,9% del total percibido.

 

Los Recursos Corrientes, que componen el 99,2% del total, crecieron un 24,6% hasta los $37.510,6 millones.

 

El Impuesto Sobre los Ingresos Brutos creció un 23,5% ia. en el segundo trimestre. Si bien este porcentaje implica una caída en términos reales, ya que se encuentra por debajo del índice de inflación de la Ciudad para el mismo período, está por encima del 18,5% del aumento registrado al 31 de marzo.

 

Será preciso observar la evolución de este tributo, íntimamente ligado al nivel de actividad económica, para comprobar si se trata de un cambio de tendencia o simplemente de un hecho aislado.

 

En informes anteriores se ha planteado una cierta preocupación por la dependencia que tiene la recaudación porteña con respecto al Impuesto Sobre los Ingresos Brutos, que ha llegado a representar dos tercios de la recaudación total.

 

Si bien en comparación con el resto de las jurisdicciones subnacionales la Ciudad se destaca por su autonomía fiscal, esta preocupación se acentúa por la carencia de herramientas que permitan amortiguar la prociclicidad de la recaudación, lo que ayudaría a sobrellevar de mejor manera situaciones de estancamiento o de caída (en términos reales) de los ingresos, como las que se vienen presentando en los últimos meses.

 

El resto de los principales ingresos del GCBA tuvieron un mejor comportamiento. Los Impuestos al Patrimonio crecieron un 29,7% ia., con una leve aceleración en el último trimestre, que cerró con un incremento del 31,7%.

 

El Impuesto Automotor, que venía mostrando un muy buen desempeño en los últimos meses, aumentó aún más su ritmo de crecimiento y creció un 40,5% en el trimestre y un 37,6% en lo que va del año, totalizando $ 2.315,7 millones, como consecuencia fundamentalmente de la suba de los precios de los vehículos.

 

El Impuesto Inmobiliario subió un 25,2% ia. en el acumulado del año, y alcanzó los $3.708,7 millones. Este porcentaje se encuentra por debajo de los registros que tuvo en 2014, cuando los incrementos se ubicaban entre el 35% y el 40% ia.

 

El impuesto a los Sellos aportó $2.508,6 millones a la recaudación general, con una suba del 30,6% ia. Este impuesto también aceleró levemente su crecimiento en el último trimestre.

 

La Coparticipación Federal de Impuestos, por su parte, creció en el semestre un 34,5% y alcanzó los $3.533,4 millones. En el trimestre, su tasa de expansión fue la más importante dentro de las principales fuentes de recursos, con un 41,3% ia. Al finalizar el ejercicio, probablemente se consolide como la segunda fuente de ingresos del GCBA, tras el ISIB.

 

En lo que hace al gasto, en el semestre se devengaron $36.221,9 millones, con un incremento del 36,7% frente a los $26.494,3 millones ejecutados un año atrás.

 

Estos valores muestran una reversión de la tendencia que se venía registrando en los últimos meses, marcada por una disminución en la tasa de expansión de los gastos.

 

El porcentaje de ejecución alcanzó al 41,9%, por debajo del 43,5% registrado a junio de 2014.

 

Los Gastos Corrientes aumentaron un 37,5%, mientras que los Gastos de Capital se incrementaron un 31,0% ia., con una fuerte aceleración en los últimos tres meses, ya que al 31 de marzo la expansión había sido del 2,9%.

 

Las Remuneraciones al Personal crecieron un 35,7% y alcanzaron los $17.994,5 millones al primer semestre. Los salarios de la planta permanente totalizaron $14.508,4 millones, el 80,6% del gasto en este concepto, mientras que el Personal Temporario, con $2.599,4 millones, representó el 14,4%, concentrado principalmente en los ministerios de Educación y Salud. Los incrementos relativos más importantes se registraron en las Asignaciones Familiares (+1.259% ia.) y en los Contratos Por Tiempo Determinado (+99,3% ia.).

 

Por Gastos de Consumo se ejecutaron $8.359,9 millones, con un aumento del 38,4% ia. Los Bienes de Consumo devengaron gastos por $806,2 millones, con una suba del 41,4%, mientras que los Servicios No Personales alcanzaron los $7.538,4 millones, un 38,0% más que en el primer semestre del ejercicio anterior.

 

Entre los primeros sobresalieron los medicamentos del sistema de salud pública de la Ciudad, que llegaron a $391,8 millones, un 125,3% más que en 2014. Esta partida representó el 48,6% del total ejecutado en el inciso y el 92,3% del incremento.

 

En los Servicios No Personales se destacó, como es habitual, el contrato de recolección de residuos, el más importante de la ciudad, que insumió $2.727,1 millones, equivalentes al 7,5% del total del gasto del GCBA, pero solo un 9,1% más que el año pasado.

 

Sin embargo, y dado que el nivel de ejecución de esta partida alcanza al 57,0% de su crédito vigente, queda claro que se requerirá un incremento presupuestario en los próximos meses. También fueron importantes por su nivel de gasto los contratos con personas físicas ($831,7 millones) y jurídicas ($1.125,7 millones), los gastos en Publicidad y Propaganda ($656,0 millones) y los servicios de asistencia alimentaria del Ministerio de Educación ($351,3 millones).

 

Las Transferencias Corrientes llegaron a $4.427,4 millones, un 43,8% más que en el mismo período del año pasado (el mayor incremento porcentual del gasto corriente).

 

El 30,3% de ese monto, $1.340,3 millones, correspondió a los subsidios que reciben los colegios privados de la Ciudad. Esta partida, la segunda más importante del presupuesto local luego del contrato de recolección de residuos, tuvo un aumento interanual del 34,2%. También fueron importantes las transferencias a SBASE para subsidiar la tarifa del subte, con $797,9 millones, y al Hospital Garrahan -mantenido en partes iguales por la Ciudad y el Estado Nacional- que crecieron un 32,7% ia. y alcanzaron los $464,5 millones.

 

En el Ministerio de Desarrollo Social se ejecutaron $901,1 millones en Transferencias, un 35,2% de lo presupuestado. El más importante de los programas de subsidios sociales, Ciudadanía Porteña, registró gastos por $294,4 millones, un 20,0% más que en 2014.

 

En Gastos de Capital se devengaron $4.599,7 millones. Entre los principales proyectos de inversión, se destacan las Transferencias de Capital a SBASE, con $575,0 millones, las Obras de Infraestructura Urbana en Red de Subterráneos, que alcanzaron los $319,8 millones, el proyecto de Mejoramiento de las Vías de Tránsito Peatonal y Vehicular, con $322,4 millones, el Mantenimiento de la Vía Pública, con $189,6 millones, y el de la Red Pluvial, que llegó a $ 187,0 millones, las obras de Cuidado y Puesta en Valor de Espacios Verdes, con $207,1 millones, y las correspondientes al Metrobus, que totalizaron $184,3 millones.

 

La ejecución por finalidad muestra, de acuerdo al porcentaje de ejecución presupuestaria, en primer lugar a los Servicios Económicos, con un devengado del 46,7% del crédito vigente, seguidos por los Servicios Sociales y los Servicios de Seguridad, con el 43,3% y el 42,8%, respectivamente.

 

Luego se ubica la Administración Gubernamental, con el 33,4%, aunque ello es en parte consecuencia de que las jurisdicciones extra Poder Ejecutivo no están integradas al Sistema de Gestión y Administración Financiera (SIGAF) e informan su ejecución con posterioridad1, y la Deuda Pública, con el 30,6%.

 

En cuanto a la situación de la deuda pública, el monto total del nuevo endeudamiento autorizado al Gobierno de la Ciudad para el año 2015 ascendió a $5.490,5 millones.

 

A su vez, el stock de deuda informado al 30 de junio es de $21.909,1 millones, un 39,5% más que los $15.710,7 millones registrados un año atrás.

 

La deuda flotante alcanzó los $5.220,0 millones, mientras que se devengaron $4.263,8 millones en concepto de amortizaciones de capital.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades