Repunte en los países desarrollados

Según proyecciones del FMI, el crecimiento en 2015 será de 3,5 %. Las perspectivas de los países desarrollados han mejorado mientras que las de los países en desarrollo habrían disminuido ligeramente, según UNSAM.

La Escuela de Economía y Negocios de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) dio a conocer los aspectos sobresalientes de la actual coyuntura que, con la firma de Jorge Remes Lenicov, con la colaboración de Anahí Viola y Patricia Knoll, analizan las perspectivas de la economía mundial.

 

En el informe se destaca una fuerte revaluación del dólar al desacelerarse la inflación y que hubo fuertes movimientos en los tipos de cambio, al tiempo que el precio del petróleo sufrió una fuerte caída y no se espera una recuperación de los precios de los demás commodities.

 

La actual coyuntura

 

Durante 2014 la inflación en los PD y PED fue de 1,4 % y 5,1 % anual, mientras que para 2015 se prevé 0,4 % y 5,4 % respectivamente.

Mejoras en las economías desarrolladas

 

En términos globales, los PD aumentarán su crecimiento este año al 2,4 %, tasa que se mantendrá en 2016. Por cuarto año consecutivo aumentarán su tasa de expansión.

Continuará la sólida recuperación en los EE.UU. por la fuerte caída de los precios de la energía, la baja pero manejable inflación, la disminución del déficit fiscal, el fortalecimiento de los balances de las empresas y la mejora del mercado de la vivienda, que compensarían holgadamente el efecto del fortalecimiento del dólar. Se proyecta que el crecimiento alcanzará 3,1 % en 2015 y en 2016.

La UE se recuperará, pero lentamente. El abaratamiento del petróleo, la disminución de las tasas de interés, la devaluación del euro, y la flexibilidad monetaria impulsarán la actividad en 2015–16. Se prevé un crecimiento moderado y una inflación atenuada aunque muy baja. Se proyecta que el crecimiento aumentará de 1,4 % en 2014 a 1,8_% este año y a 1,9 % en 2016.

Las grandes economías mejorarán: Alemania, Francia, Reino Unido y España, que está saliendo de la depresión; Italia también crecerá pero a tasas muy bajas.

En Japón, la economía saldrá de la recesión para crecer suavemente en 2015 (1 %) debido a la devaluación del yen, el alza de los salarios reales y la mayor emisión monetaria, así como a la caída de los precios del petróleo y de las materias primas. Se prevé para 2016 un crecimiento algo mayor.

 

Los países en desarrollo se desaceleran

 

El crecimiento estimado para 2015 es de 4,3 %, menor al del año pasado. Por quinto año consecutivo la tasa de crecimiento de los PED se viene reduciendo. Refleja principalmente el deterioro de las perspectivas en algunas de las grandes economías, así como la retracción de la actividad de algunos grandes exportadores de petróleo y de otras materias primas. China crecerá menos, India algo más mientras que Rusia y Brasil tendrán una caída en los niveles de actividad.

En China se prevé que el crecimiento retroceda a 6,8 % este año y a 6,3 % en 2016. Se encuentra en un proceso de ajuste por los excesos en el sector inmobiliario, el fuerte aumento del crédito y la elevada inversión. Por su parte, India sigue mejorando y se espera que crezca 7,5 % este año y el próximo debido a las recientes reformas de las políticas, el consecuente repunte de la inversión y la caída de los precios del petróleo. Por su parte, Asia Sudoriental tendrá un comportamiento dispar: Malasia se desacelerará, Tailandia y Filipinas crecerán más mientras que Indonesia mantendrá la misma tasa de crecimiento.

En Rusia, la economía se contraerá 3,8 % este año y 1,1 % en 2016. El retroceso de los precios del petróleo y las sanciones internacionales han agravado sus debilidades estructurales subyacentes y han empujado el rublo a una depreciación significativa.

En América Latina (AL) para este año se prevé un crecimiento de sólo 0,9 %; por quinto año consecutivo la región viene reduciendo su tasa de expansión. Se proyecta 2 % para 2016.

Durante el período 2003-08, cuando los precios de los commodities tuvieron un fuerte aumento, AL se expandió, pero no aprovechó el momento para mejorar su estructura productiva y crecer sostenidamente. Por eso es que la caída de los precios de los bienes básicos ha sido un golpe duro y aún no se ha podido recuperar. Las dos mayores economías tendrán un comportamiento dispar: para Brasil se prevé una contracción de 1 % mientras que México crecerá 3 %. Para la tercera economía, Argentina, se proyecta una caída.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades