Reforma previsional: avanza el decreto

Se firmaría después del presupuesto 2001. Se suavizaría el proyecto original y se aguardaría al fin de las sesiones ordinarias del Congreso para evitar oposición.

24 noviembre, 2000

El Gobierno planea sacar la reforma previsional por decreto, pero esperará a que el Congreso apruebe la ley de presupuesto (que se discutirá la semana próxima en la Cámara de Diputados), según aseguró al diario La Nación un destacado integrante del entorno presidencial.

El debate político sobre la posibilidad de sacar la reforma por ley sólo pretendería, de acuerdo a las mismas fuentes, calmar los ánimos dentro de la Alianza para que no se frustre la aprobación de la ley mayor.

El decreto que emitiría el Gobierno sería una versión suavizada del proyecto original y se firmaría una vez finalizadas las sesiones ordinarias en el Parlamento.

De esa manera, no sería totalmente eliminada la prestación básica universal (sólo para los haberes superiores a $ 800) y se mantendría la posibilidad de que las mujeres se jubilen a los 60 años, aunque con menores beneficios.

El Presidente intenta cumplir con las exigencias del Fondo Monetario, que sin la ley de reforma previsional no otorgará el blindaje financiero, reduciendo al mismo tiempo, el grado de revulsión en el radicalismo y las posibilidades de un quiebre definitivo de la Alianza.

De la Rúa sabe que su ex vicepresidente, Carlos Alvarez, insistió ante los principales dirigentes del Frepaso ,en que la posición del partido era el rechazo al “contenido” de la reforma, más allá de que saliera por decreto o por ley.

Evitando dar una definición pública sobre el mecanismo que se utilizará para concretar el anuncio presidencial realizado hace unos quince días, el jefe de Gabinete opinó ayer Jueves 23) que “si sale con prontitud y rapidez, es mejor la ley pero es imprescindible para generar solvencia y credibilidad en el largo plazo”.

El Gobierno planea sacar la reforma previsional por decreto, pero esperará a que el Congreso apruebe la ley de presupuesto (que se discutirá la semana próxima en la Cámara de Diputados), según aseguró al diario La Nación un destacado integrante del entorno presidencial.

El debate político sobre la posibilidad de sacar la reforma por ley sólo pretendería, de acuerdo a las mismas fuentes, calmar los ánimos dentro de la Alianza para que no se frustre la aprobación de la ley mayor.

El decreto que emitiría el Gobierno sería una versión suavizada del proyecto original y se firmaría una vez finalizadas las sesiones ordinarias en el Parlamento.

De esa manera, no sería totalmente eliminada la prestación básica universal (sólo para los haberes superiores a $ 800) y se mantendría la posibilidad de que las mujeres se jubilen a los 60 años, aunque con menores beneficios.

El Presidente intenta cumplir con las exigencias del Fondo Monetario, que sin la ley de reforma previsional no otorgará el blindaje financiero, reduciendo al mismo tiempo, el grado de revulsión en el radicalismo y las posibilidades de un quiebre definitivo de la Alianza.

De la Rúa sabe que su ex vicepresidente, Carlos Alvarez, insistió ante los principales dirigentes del Frepaso ,en que la posición del partido era el rechazo al “contenido” de la reforma, más allá de que saliera por decreto o por ley.

Evitando dar una definición pública sobre el mecanismo que se utilizará para concretar el anuncio presidencial realizado hace unos quince días, el jefe de Gabinete opinó ayer Jueves 23) que “si sale con prontitud y rapidez, es mejor la ley pero es imprescindible para generar solvencia y credibilidad en el largo plazo”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades