¿Qué se busca con la reforma de la Ley de Abastecimiento?

La Ley de Abastecimiento parece una herramienta para administrar los desequilibrios en lugar de resolverlos. Respuesta de abeceb.com a las dos preguntas clave que los agentes económicos se hacen al respecto. 

2 septiembre, 2014

Tras evaluar el proyecto para reformar la Ley de Abastecimiento el gerente de Análisis Económico de abeceb.com, Mariano Lamothe, asegura que el Gobierno pareciera estar diciendo que su estrategia será “a mayores desequilibrios, mayor intervención sobre sus efectos”, sin solucionar sus causas.

 

En líneas generales se percibe que el Gobierno busca darle al Ministerio de Economía mayores herramientas para el esquema de control de precios.

 

En la actual coyuntura de recesión se registra un avance en cuanto a la acumulación de desequilibrios macroeconómicos y con esta Ley de Abastecimiento el Gobierno nos está diciendo que su estrategia será: a mayores desequilibrios, mayor intervención sobre las consecuencias.

 

Lo que no se ve es una intervención sobre las causas de esos desequilibrios. Parece una ley para administrar desequilibrios, no para solucionarlos.

Ante los problemas de restricción de dólares, esta ley podría funcionar como una herramienta para asegurar la comercialización de granos para la exportación. Esto por citar un ejemplo de lo que podría ser una de las aplicaciones que se le dé a este instrumento legal. 

También hay que resaltar que el proyecto de ley le otorga poder al Ministerio de Economía para aplicar precios máximos por encima de los estados provinciales. Si bien con las reformas que se le hicieron al proyecto recientemente se atenúan un poco las facultades para el Ejecutivo, continúa siendo un instrumento altamente discrecional.

De sancionarse la Ley tal como está en el proyecto actual, ¿qué impacto podría tener para la economía?

El primero de los impactos negativos sería sobre las expectativas de los agentes económicos. Continuaría acentuándose la falta de condiciones que propicien y estimulen la inversión. 

Además, no hay que descuidar que no se da en un contexto de crecimiento económico, sino de recesión, de manera que podría profundizar aún más el signo negativo de la actividad local.

Finalmente, tampoco parece claro que la Ley resulte efectiva para controlar los precios domésticos.

 

De hecho, este tipo de iniciativas tiene numerosos antecedentes en la historia económica reciente de Argentina, y en general no probaron ser instrumentos eficientes para combatir la inflación. 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades