¿Qué economías se recuperan en Europa?

Las elecciones que se avecinan en Grecia tienen pendiente un gran interrogante: ¿Aún aceptando las condiciones de los acreedores, se podrá cumplir? Peor incluso: ¿esas ¿condiciones permitirán que el país recupere alguna vez el crecimiento económico.

18 septiembre, 2015

Este debate tan de actualidad obliga a revisar lo ocurrido con las otras economías de la zona euro, rescatadas hace cinco años.

Sobre esto versa un informe de Economic GPS, el reporte de coyuntura y negocios desarrollado por el área de Economía de PwC Argentina. Las economías que merecieron un plan de rescate en aquel momento –además de Grecia- fueron Chipre, Irlanda, Portugal y España.

Irlanda ha sido el protagonista estrella: a la fecha, este país ha liderado la reforma económica en las economías periféricas de Europa. Creció 5,2% en términos reales en 2014 y se espera que la producción se expanda más allá de 3,9% este año. De hecho, Irlanda fue la primera (y la única hasta el momento) de las economías periféricas de Europa rescatadas, en recuperar su nivel de PIB anterior a la crisis, logro alcanzado en el tercer trimestre del año pasado.

Un euro débil y una mayor competitividad han ayudado a impulsar las exportaciones irlandesas. Esto ha tenido un efecto significativamente positivo en su economía ya que las exportaciones equivalen a alrededor de 114% del PIB. Asimismo, ha habido una caída significativa de la tasa de desempleo, ubicándose por debajo de 10%, inferior a la de Francia e Italia.

En España la reestructuración del sector financiero está funcionando y se espera un fuerte crecimiento del PIB de alrededor de 3% (más rápido que Alemania o incluso el Reino Unido) para este año. España también ha mantenido el impulso de las reformas estructurales en los últimos 12 meses con políticas encaminadas a disminuir su alta tasa de desempleo en el mediano plazo. Se espera que supere el nivel del PIB anterior a la crisis en 2017.

Portugal tiene camino por recorrer aún. Ha avanzado desde el comienzo de su rescate, pero no en la misma medida que Irlanda y España. La economía está experimentando una recuperación cíclica, creciendo en 2014 por primera vez desde 2010. Sin embargo, todavía tiene que lidiar con algunos problemas estructurales. Por ejemplo, su deuda pública como porcentaje del PIB se sitúa en 130%.

Asimismo, ha mostrado menor mejora en su competitividad, lo que podría poner en peligro las perspectivas de crecimiento a largo plazo.

Los recientes acontecimientos han empujado a Grecia a retornar al punto de partida. Por su parte, Chipre ha desplazado su atención de la reforma de sus finanzas públicas – el gobierno anuncio un superávit primario de 2,9% del PIB – a las reformas estructurales en salud y los mercados de telecomunicaciones. Chipre, por tanto, está todavía en la etapa de “reformas, reformas, reformas” de su programa, pero progresando decentemente.

¿Qué es lo que viene para la periferia de la zona euro? A largo plazo, el gran problema al que las economías periféricas tendrán que hacer frente es el alto nivel de la deuda pública (y en algunos casos privada). El logro de superávits ayudará al menos a estabilizar los niveles de deuda pública. Pero el verdadero beneficio vendrá vía tasas de crecimiento del PIB nominal más fuertes, sobre todo cuando los niveles de inflación vuelvan a su tasa objetivo de alrededor de 2%.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades