Proteger océanos, seguridad internacional

Obama anuncia que creará la mayor zona marina protegida del mundo, al ampliar un área del Pacífico cerrada a la pesca y la exploración de energía de 225.300 kilómetros cuadrados a más de dos millones.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó a “redoblar los esfuerzos” en materia de protección de los océanos y anunció su intención de usar sus poderes ejecutivos para ampliar sustancialmente un santuario marítimo en el océano Pacífico.

 

Por segunda vez en menos de un mes el mandatario recurre a decretos para eludir al Congreso, que le vino frenando muchas de sus políticas, ambientales y de otro tipo para lucha contra el cambio climático, según consigna la edición online en español de El País.

 

Ya al comenzar el mes había anunciado que haría uso de sus poderes ejecutivos para aprobar medidas que permitan reducir en un 30% las emisiones de CO2 y otros contaminantes de las centrales energéticas en 2030 con respecto a los niveles de 2005.

 

Su nuevo objetivo de Obama es el Monumento Nacional Marino de las Islas Remotas del Pacífico, un área protegida que creó su predecesor en la Casa Blanca, George W. Bush, en 2009.

 

Obama adelantó en un mensaje difundido durante la Conferencia de los Océanos que celebra el Departamento de Estado, con la participación de 400 políticos y expertos de 80 países, que su Gobierno “considerará de inmediato cómo se puede expandir” esta zona protegida, aunque no dio detalles ni un plazo de tiempo para emitir el decreto con el que pretende darle forma a sus planes.

 

The Washington Post afirma disponer de detalles de la propuesta, cuyo objetivo es ampliar significativamente el área protegida de las aguas adyacentes a siete islas y atolones controlados por EE.UU. y situados en el Pacífico entre Hawái y las islas Marianas.

 

Si actualmente están protegidas las aguas de unos 225.300 kilómetros cuadrados alrededor de esas islas, la propuesta de Obama ampliaría esa área protegida a más de dos millones de kilómetros cuadrados alrededor de cada territorio, según el diario.

 

Las islas que se verán beneficiadas por la iniciativa de Obama son Wake Island, Jarvis Island, Howland Island, Baker Island, Kingman Reef y los atolones de Palmyra y Johnston.

 

Obama emitió asimismo un memorando ordenando a las agencias federales competentes, desde el Departamento de Justicia al de Agricultura o la Oficina del Representante Comercial, que desarrollen un “programa integral” que permita frenar la pesca ilegal, el fraude en el comercio del marisco y pescado y su venta.

 

El mercado negro del pescado comprende hasta el 20% de la pesca salvaje anual y le cuesta a las pesqueras legales hasta 23.000 millones de dólares (17.000 millones de euros), señaló la Casa Blanca, que también se ha comprometido a estudiar la forma de crear nuevos santuarios marinos y adoptar medidas para restaurar las barreras naturales que protegen a las comunidades costeras.

 

El compromiso será revisado dentro de un año en un nuevo encuentro, esta vez en Chile, en una conferencia de seguimiento que el ministro de Relaciones Exteriores chileno, Heraldo Muñoz, propuso realizar en la ciudad portuaria de Valparaíso.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades