Primeros cruces entre De la Sota y Juez

El gobernador de Córdoba y el intendente electo de la capital provincial protagonizaron sus primeros cruces verbales públicos luego de las elecciones de la víspera, en las cuales el ex fiscal anticorrupción se impuso sobre el candidato del PJ.

6 octubre, 2003

“El gobernador ha hablado con los medios de comunicación y
conmigo no ha hablado, lo estoy esperando. He dejado todos los
teléfonos activados, hasta el ´zapatófono´, pero no suena”, dijo
Juez, al ser consultado acerca de la convocatoria de De la Sota
para que lo visite en la Casa de Gobierno provincial.

A su vez, De la Sota ratificó esta mañana su propuesta: “que
venga a Casa de Gobienro, que lo voy a recibir porque esa es mi
responsabilidad”, destacó.

El intendente electo
y el gobernador volvieron a evidenciar sus diferencias, que se
remontan al momento en que Juez fue desplazado de su puesto como
fiscal anticorrupción provincial.

De la Sota negó que haya “echado” a Juez de su puesto y dijo
que ahora el candidato electo deberá enfrentar un juicio oral por
una supuesta incompatibilidad en sus funciones.

Además, el gobernador reiteró que las denuncias de Juez contra
funcionarios de su administración no tenían “consistencia” y
señaló que “el pueblo sabe cuando” una acusación “es una cosa
política o una cosa real”.

Juez, en tanto, volvió a acusar a De la Sota de echarlo sin
justa causa del cargo que ocupaba, y advirtió que cuando el
mandatario lo desplazó pensó que “muerto el perro se acabó la
rabia”.

“Me echó cuando era un pequinés, o parecía que era el perro de
Susana Giménez, y ahora vuelvo como un San Bernardo”, remarcó el
intendente electo de Córdoba al referirse a la victoria obtenida
en los comicios de la víspera.

De la Sota reconoció la derrota

El gobernador de Córdoba afirmó que la derrota del PJ en la capital
provincial a manos del ex fiscal anticorrupción Luis Juez fue una
responsabilidad “exclusivamente” suya.

“Los cordobeses se tomaron revancha de mi grave error de
haberlo propuesto a Germán Kammerath (como intendente de la
Capital) cuatro años atrás”, afirmó De la Sota al referirse al ex
dirigente ucedeísta que condujo el Ejecutivo de la capital provincial y actualmente está distanciado con él.

Según consideró el gobernador, el resultado que obtuvo el
peronista disidente Juez “fue un muy buen triunfo” ya que le “sacó
una diferencia enorme” a su candidato, Alfredo Keegan.

“Creo que el único responsable de eso soy yo, porque llevamos
un excelente candidato, que es Alfredo Keegan, una persona
fantástica”, puntualizó.

A pesar del reconocimiento por la responsabilidad de la derrota
en la capital provincial -la segunda ciudad del país en cantidad
de habitantes-, De la Sota destacó que el justicialismo se impuso
en 26 de los 22 departamentos cordobeses, y subrayó el hecho de
que quedó al frente en las elecciones para senadores, diputados y
legisladores provinciales.

En tanto, De la Sota se ocupó de destacar que tres meses atrás
obtuvo su reelección “por el 52 por ciento” de los votos por lo
que, de ahora en más, sin elecciones a la vista, se dedicará a
gobernar “para todos los cordobeses”.

Y cargó duramente contra la gestión de Kammerath en la capital
cordobesa y admitió que, “con las disculpas” al apoyo que le
brindó en su momento, “no alcanza”.

Según afirmó, Kammerath, su ex compañero de fórmula tiene ahora
“92 por ciento de imagen negativa” en la capital provincial por lo
que se convirtió “en una cosa única en la historia política de
Córdoba”.

“Yo lo había llamado hace dos años y le dije que su gobierno
estaba siendo pésimo, por lo que le pedí que renunciara, pero no
me hizo caso”, aseguró De la Sota al referirse a Kammerath.

“El gobernador ha hablado con los medios de comunicación y
conmigo no ha hablado, lo estoy esperando. He dejado todos los
teléfonos activados, hasta el ´zapatófono´, pero no suena”, dijo
Juez, al ser consultado acerca de la convocatoria de De la Sota
para que lo visite en la Casa de Gobierno provincial.

A su vez, De la Sota ratificó esta mañana su propuesta: “que
venga a Casa de Gobienro, que lo voy a recibir porque esa es mi
responsabilidad”, destacó.

El intendente electo
y el gobernador volvieron a evidenciar sus diferencias, que se
remontan al momento en que Juez fue desplazado de su puesto como
fiscal anticorrupción provincial.

De la Sota negó que haya “echado” a Juez de su puesto y dijo
que ahora el candidato electo deberá enfrentar un juicio oral por
una supuesta incompatibilidad en sus funciones.

Además, el gobernador reiteró que las denuncias de Juez contra
funcionarios de su administración no tenían “consistencia” y
señaló que “el pueblo sabe cuando” una acusación “es una cosa
política o una cosa real”.

Juez, en tanto, volvió a acusar a De la Sota de echarlo sin
justa causa del cargo que ocupaba, y advirtió que cuando el
mandatario lo desplazó pensó que “muerto el perro se acabó la
rabia”.

“Me echó cuando era un pequinés, o parecía que era el perro de
Susana Giménez, y ahora vuelvo como un San Bernardo”, remarcó el
intendente electo de Córdoba al referirse a la victoria obtenida
en los comicios de la víspera.

De la Sota reconoció la derrota

El gobernador de Córdoba afirmó que la derrota del PJ en la capital
provincial a manos del ex fiscal anticorrupción Luis Juez fue una
responsabilidad “exclusivamente” suya.

“Los cordobeses se tomaron revancha de mi grave error de
haberlo propuesto a Germán Kammerath (como intendente de la
Capital) cuatro años atrás”, afirmó De la Sota al referirse al ex
dirigente ucedeísta que condujo el Ejecutivo de la capital provincial y actualmente está distanciado con él.

Según consideró el gobernador, el resultado que obtuvo el
peronista disidente Juez “fue un muy buen triunfo” ya que le “sacó
una diferencia enorme” a su candidato, Alfredo Keegan.

“Creo que el único responsable de eso soy yo, porque llevamos
un excelente candidato, que es Alfredo Keegan, una persona
fantástica”, puntualizó.

A pesar del reconocimiento por la responsabilidad de la derrota
en la capital provincial -la segunda ciudad del país en cantidad
de habitantes-, De la Sota destacó que el justicialismo se impuso
en 26 de los 22 departamentos cordobeses, y subrayó el hecho de
que quedó al frente en las elecciones para senadores, diputados y
legisladores provinciales.

En tanto, De la Sota se ocupó de destacar que tres meses atrás
obtuvo su reelección “por el 52 por ciento” de los votos por lo
que, de ahora en más, sin elecciones a la vista, se dedicará a
gobernar “para todos los cordobeses”.

Y cargó duramente contra la gestión de Kammerath en la capital
cordobesa y admitió que, “con las disculpas” al apoyo que le
brindó en su momento, “no alcanza”.

Según afirmó, Kammerath, su ex compañero de fórmula tiene ahora
“92 por ciento de imagen negativa” en la capital provincial por lo
que se convirtió “en una cosa única en la historia política de
Córdoba”.

“Yo lo había llamado hace dos años y le dije que su gobierno
estaba siendo pésimo, por lo que le pedí que renunciara, pero no
me hizo caso”, aseguró De la Sota al referirse a Kammerath.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades

    [honeypot honeypot-mercado-1 id:honeypot-mercado-1]

    Revista Mercado